Marian Moreno (profesora): «El veto parental es un ataque a la escuela pública, que es equilibradora de desigualdades»

Marian Moreno, profesora de la escuela pública y una de las creadoras de ‘Skolae’, programa premiado por la UNESCO por la defensa de la igualdad en la educación, denuncia que han sido perseguidos por Vox por la redacción de este programa: «Nos han llamado pederastas, pedófilas, corruptoras de menores».

Moreno ha explicado que es profesora desde hace 30 años. En respuesta a las palabras de Polonia Castellanos, presidenta de Abogados Cristianos, ha manifestado que en la escuela pública «no se enseña a nadie a masturbarse», y ha añadido: «Todas las personas aquí habéis ido a alguna escuela, y casi todas sabréis masturbaros. No hizo falta que os lo enseñáramos».

Pero ¿qué contenidos de ‘Skolae’ han generado tanto revuelo y han sido tan señalados por partidos como Vox? Moreno se ha referido a los llamados ‘juegos eróticos infantiles’, una expresión usada como «término técnico de la sexología que se refiere a toda aquella actividad del conocimiento del propio cuerpo».

La profesora ha detallado la implementación de este término en los colegios: «Se enseña el conocimiento del cuerpo de las personas desde los límites, y desde el saber decir ‘no’ para prevenir abusos sexuales». En este sentido, ha vuelto a cargar contra la intervención de Castellanos: «No es la escuela pública la que tiene el mayor número de denuncias por abusos sexuales ni violación en las aulas. Supongo que Abogados Cristianos llevará también esos juicios contra la iglesia católica».

Moreno ha criticado que se hable «con un desconocimiento absoluto del sistema educativo«. Ha asegurado que «la escuela no solamente da información a las familias; también, al servicio de inspección y a las consejerías». En esta línea, ha precisado: «Las familias tienen una reunión anual con el tutor donde se dicen las actividades que se van a realizar y existe una programación general anual en la que están todas las actividades que se van a realizar en un año».

Así, ha recordado: «Si realmente estuviéramos enseñando en el aula a masturbarse o a tener orgías continuas, tendríamos encima no solo a los juzgados, sino a la inspección, a la consejería de educación, a la Policía Nacional y a la Guardia Civil en la puerta del colegio, y no lo tenemos».

Por ello, la profesora ha denunciado que el veto parental de Vox es en realidad «un ataque a la escuela pública, que tiene unos sistemas de control tremendos y profesionalidad», y ha concluido: «La escuela pública es equilibradora de desigualdades, y curiosamente casi toda la gente que habla de censura parental no lleva a sus hijos a la publica».

Por su parte, y en contraposición con las declaraciones de Marian Moreno, Polonia Castellanos, presidenta de la Asociación de Abogados Cristianos, ha afirmado en laSexta Noche que el veto parental que propone Vox «no es un pin censor, ni un veto, sino un derecho de los padres». Castellanos ha asegurado que en la Constitución, en el Código Civil o en la Declaración de Derechos Humanos se recoge el «derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos«.

Para Castellanos, un sector de la comunidad educativa «quiere pisotear los derechos de los padres» y, en este sentido, ha aseverado que «se están dando casos de adoctrinamiento, como decir que el hijo de un padre o una madre es ‘rarito'». Y ha insistido: «Si un niño hacen un examen y no dice esto, ¿le suspenden? ¿Les llevan a un campo de reeducación?».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...