Mantienen la petición de 36 años de cárcel para un misionero por abusar de dos menores

La Fiscalía le atribuye dos delitos contra la libertad e indemnidad sexual agravados por las edades de las víctimas y su situación de vulnerabilidad, y una indemnización de 76.000 euros a cada uno de los afectados

La Fiscalía ha mantenido la petición de 36 años de cárcel para un misionero de Granada acusado de abusar sexualmente de dos menores, un delito agravado por las edades de las víctimas, hechos que el imputado ha atribuido al "odio vengativo".

La Audiencia de Granada ha reanudado el juicio que comenzó el pasado 4 de noviembre contra Alfonso J.R.O., un misionero de Granada acusado de abusar sexualmente de dos menores aprovechando su relación de confianza y su "fama pública como religioso caritativo".

La Fiscalía ha mantenido su petición inicial de 36 años de prisión, 18 por cada víctima, al resaltar la credibilidad de los dos denunciantes y que han relatado hechos separados en el tiempo pero coincidentes sin que se conocieran entre ellos.

El acusado, que impartió clases de religión en tres institutos públicos granadinos y creó una asociación benéfica por la que jóvenes de Brasil venían a España a estudiar, fue suspendido de sus funciones por el Arzobispado de Granada.

La Fiscalía le atribuye dos delitos contra la libertad e indemnidad sexual agravados por las edades de las víctimas y su situación de vulnerabilidad, y una indemnización de 76.000 euros a cada uno de los afectados, que ahora tienen 20 y 36 años.

El primero de los casos comenzó en 1990 cuando la víctima, que tenía once años, se unió al coro del imputado en un municipio de Granada y empezó a relacionarse con el acusado, que le hizo tocamientos en los encuentros que propiciaba hasta octubre de 1992, fecha en la que el joven se trasladó a la capital granadina.

El misionero se ofreció entonces a llevarlo y traerlo, con el apoyo de la familia de la víctima, y lo aprovechó para exigirle mantener relaciones sexuales, que continuaron hasta que en 1995 el joven amenazó con denunciarlo, lo que hizo en julio del 2012.

La segunda víctima ha declarado hoy y ha recordado conocerle desde el 2001 cuando tenía ocho años y el misionero se desplazó a una zona deprimida de Brasil y entabló amistad con su familia.

Ha relatado que comenzó pasándole la mano "como con caricias" y ha narrado una correlación de abusos que se fue incrementando durante años hasta que en 2004, cuando el niño tenía diez años, mantuvo relaciones sexuales anales que la víctima no contó.

El joven brasileño ha explicado los diferentes abusos que sufrió en su país con "demasiada" frecuencia, que su padre recibía "dinero y ayuda" del imputado y que las prácticas sexuales continuaron cuando llegó en 2006 a España, donde convivía con el acusado.

Ha recordado que los abusos se repitieron en la vivienda que compartía con el misionero y otros jóvenes, hasta que se independizó en 2011 y lo denunció en mayo de 2012 y que "sentía gratitud hacia él. Lo ha hecho mal, pero era la única persona que estaba cerca".

Tras la declaración de otros chavales que convivieron con el acusado y no intuyeron abuso alguno, el imputado ha reiterado su inocencia y ha expuesto que la denuncia responde a una "reacción de rabia" y a un "odio vengativo" del segundo denunciante.

Leer en la fuente original: http://www.ideal.es/granada/201411/28/mantienen-peticion-anos-carcel-20141128143159.html

abusos misionero Granada 2014

Archivos de imagen relacionados

  • abusos misionero Granada 2014
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...