Manifestación en Roma por la libertad religiosa

Más de un millar de personas se manifestaron en el centro de Roma, el 19 de junio, en una alegre marcha convocada a favor de la libertad de religión y del pluralismo en los medios de comunicación. Organizada por la Alianza Evangélica Italiana junto con otras comunidades de fe, el Radical Party (Partido Radical) y otros movimientos culturales, se manifestaron para pedir libertad de religión completa en el país y por el acceso de todas las expresiones religiosas a los medios de comunicación.

Anteriormente, se habían facilitado las cifras sobre la cobertura religiosa en la RAI (el medio de comunicación nacional): casi el 100% del tiempo está dedicado a la Iglesia Católica Romana, pese al hecho de que más del 10% de la población se define como no católica y de que la ley establece que la RAI tiene que reflejar el pluralismo. La RAI tiene una agencia Vaticano-RAI, pero no el correspondiente departamento de Asuntos Religiosos.

Además, a pesar de que ya no existe una religión de Estado, tanto la política como los medios de comunicación y la cultura operan todavía según el modelo de una estructura monolítica como si en Italia «religión» significara solamente Catolicismo Romano. El mismo día de la manifestación, el alcalde de Roma anunció que el Ayuntamiento construiría 51 nuevas iglesias Católico Romanas (¡con dinero público!), mientras otras comunidades de fe luchan por encontrar locales adecuados para los cultos (pagando por ellos, naturalmente).

Durante la manifestación, se corearon slogans como: «No más privilegios, no más protección especial. Sólo pedimos respeto a la Constitución»; «Una, cientos, miles de creencias, la RAI es la televisión de todos»; «El pluralismo es una fuente de recursos, Italia está mirando hacia atrás»; «Italia es una nación multirreligiosa, la información debe respetarlo»; «Demos al César lo que es del César, demos a Dios lo que es de Dios», etc.

El final de la marcha fue en el Campo de Fiori, el lugar donde los «herejes» han sido quemados a lo largo de los siglos, muchos de ellos a causa de su fe protestante. Por tanto, simbólicamente, la libertad religiosa fue ensalzada precisamente en el sitio donde se había negado.

El teólogo evangélico Giuseppe Rizza se dirigió a la multitud diciendo que preocuparse por la libertad religiosa es bíblico (Dios nos creo con esta libertad original), es cristiano (más del 80% de las violaciones de la libertad religiosa en todo el mundo, las sufren los cristianos) y es provechoso (donde se respeta la libertad religiosa existen condiciones para la justicia y para el desarrollo). Los evangélicos se preocupan por la libertad religiosa de todo el mundo y por el bienestar de la nación. Desde el estrado se leyeron mensajes de la WEA (Alianza Evangélica Mundial) que se agradecieron.

La Alianza Evangélica Italiana está levantando la bandera de la libertad religiosa desde hace décadas. Los avances son lentos y la corriente del confesionalismo todavía es fuerte. Sin embargo, en palabras de su secretario general, «vale la pena luchar, pacífica, alegre pero valientemente, tal como el Evangelio nos manda que vivamos».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...