Mandatarios de América del Sur repudian intolerancia religiosa

En Perú se inauguró la III Cumbre América del Sur-Países Árabes en la que se repudió la hostilidad hacia el Islam y la crisis en Siria y Palestina

La "Islamofobia", sentimiento de hostilidad hacia el Islam y, por extensión, hacia los musulmanes, fue rechazado en la III Cumbre América del Sur-Países Árabes en las que este tema y la crisis en Siria y Palestina centraron los debates.

Aunque el planteamiento central era apuntalar mecanismos para el progreso económico y social, la preservación del medio ambiente, el diálogo intercultural, el desarrollo sustentable y la paz mundial, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, puso el tema en debate.

Rousseff condenó "toda forma de islamofobia" y deploró los actos de violencia y terrorismo contra Estados Unidos y otros países al participar en la cita donde, abiertamente, repudió las expresiones de intolerancia religiosa.

La mandataria brasileña reafirmó su condena a todas las manifestaciones de "islamofobia", y expreso su "repudio a los actos recientes de violencia y terrorismo que fueron practicados contra Estados Unidos, Alemania y otros países".

Roussef lamentó la situación de violencia que vive Siria y consideró que "la única solución es iniciar el camino del diálogo para conseguir la paz en la región".

"La mayor responsabilidad de esta lamentable situación, recae en el gobierno de Damasco, que hace víctimas a mujeres y niños", reclamó tras pedir el reconocimiento de Palestina como Estado independiente.

Rousseff demandó al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas "no abdicar de sus responsabilidades" y pugnó por un desarme nuclear y por la no proliferación de armas.

Humala pide fecunda productividad

A su vez, el presidente de Perú, Ollanta Humala, destacó este martes la necesidad de llevar adelante una fase de cooperación Sur-Sur "fecunda y productiva", que permita enfrentar la desigualdad en América del Sur y los países árabes.

Indicó que esta cooperación debería orientarse en diversos campos como agricultura, energía, ciencia y tecnología, en los cuales existe interés común entre América del Sur y los países árabes.

Pidió "poner atención" a una política de seguridad alimentaria, teniendo en cuenta el problema del cambio climático y la industria de los biocombustibles, orientada a productos alimenticios como cereales y granos.

El mandatario peruano consideró que esta política debe abordar la utilización sensata de los recursos hídricos, y tener presente la existencia de diferentes regímenes y salvaguardas que gravan el comercio de los alimentos.

"En este ámbito tenemos la intención de promover acuerdos que ayuden a aumentar la productividad agrícola, hacer mejor uso de los recursos hídricos y facilitar el acceso a los mercados", añadió.

Archivos de imagen relacionados

  • Cumbre Peru Sudamerica_Arabes
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...