Magistrado emérito del Tribunal Supremo afirma que los ‘seres humanos nacen laicos y otros les van inculcando creencias’

José Antonio Martín Pallín, magistrado emérito del Tribunal Supremo, que impartió hoy la conferencia 'Libertad de conciencia y de convicciones en un estado de derecho' dentro de la jornada laicista organizada por Europa Laica en Albacete, afirmó que los 'seres humanos nacen laicos y otros les van inculcando creencias'.
 

El magistrado destacó la fuerte influencia de la Iglesia Católica en la enseñanza en España, y lo ha relacionado con la llegada tardía de los valores de la Ilustración y nuestro consiguiente atraso en materia de libertad de conciencia respecto a otros países europeos, según informó Europa Laica en un comunicado.

Así, en un recorrido histórico, dijo que la Constitución de Cádiz de 1812 establecía que en las escuelas se debía enseñar el catecismo; el Concordato de 1953 que la enseñanza se debía ajustar a los dogmas y a la moral de la Iglesia Católica, y los Acuerdos de 1979 el que esta debía mantener los valores de la fe cristiana.

Respecto a la existencia de símbolos religiosos en instalaciones públicas, Martín Pallín calificó como 'ejemplar, con argumentos muy sólidos y dentro de la más ortodoxa doctrina constitucional' la sentencia de un juzgado de Valladolid que obligó a retirar los crucifijos del Colegio Público Macías Picavea de aquella ciudad.

Martín Pallín informó de que existen tensiones dentro de la judicatura, con corrientes a favor y en contra de incorporar a nuestro ordenamiento jurídico las sentencias del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos, como la que el pasado noviembre condenó al Estado italiano y dio la razón a una madre que había pedido la retirada de los crucifijos del instituto público en Italia donde estudiaban sus dos hijos.

El citado tribunal entendió que la exhibición de crucifijos y demás símbolos religiosos vulnera la libertad de conciencia del alumnado y los derechos de los padres y las madres a educar a sus hijos según sus convicciones.

ABORTO

También manifestó su respeto hacia la decisión de que instituciones privadas como la Universidad de Navarra o la Universidad San Pablo CEU hayan eliminado de los planes de estudio de medicina la practica de interrupciones del embarazo, pero manifestó 'sería un peligro que esos futuros médicos ejerzan en la sanidad pública' y por tanto el Estado no debería permitir su ingreso en la misma.

Por otro lado, en relación a la financiación señaló que España es 'el único país del mundo en poner la Agencia Tributaria al servicio de la Iglesia Católica'.

En una intervención posterior, Cayo Lara, coordinador general de Izquierda Unida, manifestó que 'estamos en el momento histórico que la Iglesia Católica recibe más dinero público', tras la decisión del actual Gobierno de ampliar del 0,5% al 0,7% la asignación tributaria del IRPF. Lara apuntó que la Iglesia Católica utiliza este dinero para 'hacer campañas muy duras contra el aborto, el matrimonio homosexual o para pedir el voto a la derecha sin ningún tipo de tapujos'.

Cayo Lara subrayó que el soldado recientemente fallecido en Afganistán ha recibido un funeral de Estado católico, algo que iría en contra del principio de aconfesionalidad del Estado que establece la Constitución.

En contraposición, dijo, que en 1979, en el pueblo donde fue elegido concejal, entre las primeras decisiones del Ayuntamiento, estuvieron la de llevar el crucifijo que presidía el salón de plenos a la iglesia, suprimir las bendiciones de los edificios públicos y establecer que los miembros de la Corporación municipal sólo pudieran acudir a los actos religiosos a título individual y no como representantes públicos. También, criticó que 'en el documento del Pacto por la Educación no aparezca la palabra laicidad por ningún lado'. RECONOCIMIENTOS

En el marco de la jornada, el Movimiento Hacia un Estado Laico (MHUEL), organización laicista asentada en Aragón, ha recibido el II Reconocimiento anual que otorga Europa Laica a personas y entidades que hayan destacado por su trayectoria y acciones a favor de los ideales laicos.

Entre otras acciones, MHUEL ha presentado recientemente un recurso contencioso administrativo contra algunos artículos del Reglamento de Protocolo del Ayuntamiento de Zaragoza (donde tiene carácter obligatorio la asistencia de la Corporación a determinadas celebraciones confesionales católicas), así como contra la presencia de un crucifijo en el salón de Plenos del Ayuntamiento y de cualquier otro símbolo religioso que se exhiba en dependencias y centros municipales de Zaragoza.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...