Maestros defienden laicidad en Guanajuato

Cuestionan al gobernador Oliva

Las secciones 13 y 45 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) en Guanajuato repudiaron la propuesta de la Iglesia católica para que se impartan clases de religión en las escuelas públicas y la disposición que el gobernador de la entidad, Juan Manuel Oliva Ramírez, ha mostrado en ese sentido. “No podemos volver al pasado”.

“Rechazamos enérgicamente cualquier intento de regresión al sistema medieval y a convertir a México en un Estado confesional”, advirtieron los dirigentes del sindicato magisterial, Marco Antonio Miranda Mazcorro (sección 13) y Ángel Macías Jasso (sección 45).

En un desplegado conjunto, los líderes reprochan al mandatario panista la apertura que mostró en analizar la propuesta del clero de impartir la clase de religión en las escuelas públicas, “convencidos de que usted como gobernador nunca deberá anteponer sus intereses particulares, de grupo, ni partidistas, para fortalecer a la Iglesia católica, hacerlo constituye un agravio constitucional”.

Establecieron que la posición del SNTE es “no incluir la religión en las escuelas públicas, porque la religión es un tema que no debe ir vinculado con la educación. Confirmamos nuestro reconocimiento al Estado laico de Guanajuato y de México”, subrayaron.

“El Estado, como forma de gobierno, se encarga de regular a la sociedad, y a la Iglesia como la institución sistematizada que ejerce control administrativo entre los creyentes en ella, y representan en lo social a las dos fuerzas complementarias, que por ninguna razón podrán ser motivo de subyugación una de otra, no deben existir una sin la otra; por el contrario, consideramos que la separación entre el Estado y la Iglesia es un elemento que cohesiona y da forma a la nación mexicana”.

El gobernador instruyó el viernes al Secretario de Educación de Guanajuato a analizar la propuesta del arzobispo de León, José Guadalupe Martín Rábago, quien pidió la incorporación de la educación religiosa en las escuelas públicas.

Este lunes, Oliva reiteró su postura. “Yo respeto y obviamente creo en la libertad que tienen los padres de familia de escoger el derecho que tienen a la educación de sus hijos y dije que el tema concreto de las clases de religión en las escuelas se lo iba a plantear al Secretario de Educación para que él diera una respuesta al respecto y va a trabajar en ese sentido”.

En entrevista, el secretario de la sección 45 desaprobó la actitud del gobernador porque “no podemos atentar contra los principios del Artículo Tercero Constitucional, que establece que la educación debe ser laica. “Definitivamente (los maestros) nos oponemos, porque vemos un control de la Iglesia sobre la educación, no queremos volver al pasado”, matizó.

Comentó que “se ve un fondo de tipo electoral atrás del tema; a través de la religión, en la educación es posible que se pueda inducir políticamente en las decisiones del pueblo”.

Al Congreso

El secretario de Educación de Guanajuato (SEG), Alberto Diosdado, informó que la petición del arzobispo será canalizada a la Comisión de Educación y Cultura del Congreso del estado y, en su caso, a la Cámara de Diputados federal “y ellos analizarán si es conveniente”.

Con la legislación actual no procede la propuesta de la autoridad eclesiástica, se requiere un marco jurídico que respalde la enseñanza religiosa en las escuelas públicas, explicó.

Al preguntarle si Guanajuato sería la primera entidad en legislar en esa materia, el funcionario contestó que esa no es competencia del Ejecutivo.

En Guanajuato se imparte la asignatura de religión católica en unas 400 escuelas privadas que están bajo una autoridad eclesiástica, reveló.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...