Los yihadistas ganan terreno en la lucha contra el poder chií

Los yihadistas se han hecho fuertes en el norte de Siria en los últimos meses. De luchar al lado del Ejército Libre Sirio (ELS) han pasado a combatir a sus antiguos aliados. La fuerza de Al Qaeda en Siria se ha reforzado con la llegada de la vecina Irak del miembros del Estado islámico en Irak y el Levante (ISIL), grupo que ha extendido rápidamente sus tentáculos.

El ISIL no solo se enfrenta ahora al ELS y a las fuerzas de Bashar al Asad, sin que también libra su particular guerra contra el Frente Al Nusra, otro grupo armado yihadista -formado principalmente por sirios- creado en enero de 2012 por radicales islamistas que fueron puesto en libertad por Al Asad cuando estalló la revuelta popular en el marzo del 2011. La tensión entre ambos grupos ha crecido después de que el máximo dirigente de Al Qaeda, Ayman al Zauahiri, anunciara que el único representante de la organización terrorista en siria es el Frente Al Nusra.

Si en Siria el peso de Al Qaeda es cada vez mayor, lo mismo ocurre en Irak, donde fuerzas leales a Al Zauahiri han logrado hacerse fuertes hace apenas unos días en las ciudades de Ramadi y Faluya, en la provincia suní a Al Anbar.

Tanto en Siria como en Irak -aparte de las disputas internas entre aparentes aliados- subyace el eterno enfrentamiento entre sunís (minoría en Irak y mayoría en Siría) y chiís. En Bagdad mandan ahora los chiís del primer ministro, Nuri al Maliki, y en Damasco los alauís de Asad, una rama del chiísmo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...