Los viajes del Papa a España no deben financiarse con fondos públicos

El jefe de la iglesia católica, Benedicto XVI, tiene previsto visitar nuestro país a principios de noviembre y en agosto del año que viene. Según los cálculos y cifras ofrecidas por los organizadores la visita del 2011 a Madrid costará unos 50 millones en los que no se incluyen los gastos “en especie” que aportarán las administraciones públicas: Ayuntamiento, Comunidad de Madrid y gobierno central pues hasta la fecha no han querido responder a preguntas e iniciativas parlamentarias para conocer oficialmente cual será la cantidad de fondos públicos que se pondrán a su disposición. La visita del Papa a Santiago y Barcelona el 6 y 7 de noviembre está previsto que ocasione unos gastos de 10 millones de euros según los datos de la Xunta de Galicia y el gobierno catalán.

Además la visita a Madrid cuenta con la colaboración económica de benefactores particulares y de empresarios que forman parte de la Fundación “Madrid Vivo”, en la que se puede destacar al grupo Prisa, Sogecable, Intereconomía, Vocento, Unidad Editorial, Iberia, FCC, Acciona, Abengoa, Telefónica o el Grupo Santander. Sus aportaciones que supondrán un tercio del gasto total tendrán sin embargo extraordinarios beneficios fiscales ya que el gobierno de Rodríguez Zapatero ha declarado la Jornada Mundial de la Juventud como “Acontecimiento de Especial Interés Público”, lo que se traduce en deducciones de entre el 45% y el 90%.

Ante estas cifras desde Cuenca Laica-Europa Laica se ha mostrado públicamente su crítica a una situación que en épocas de crisis “es intolerable que sean las arcas públicas las que asuman un costo para posibilitar que el máximo jerarca de una confesión religiosa se reúna con sus feligreses que debería quedarse en un plano privado, exceptuando las medidas de mantenimiento del orden público, tráfico o protección civil que toda administración debe garantizar a cualquier ciudadano y partiendo por supuesto del derecho a la reunión y a la manifestación”, comentó su portavoz Ángel Luis Castellano.

A esto hay que añadir la debilidad del gobierno de Zapatero ante la jerarquía de la iglesia católica y el incumpliendo de su compromiso para no abordar en esta legislatura la aprobación de una Ley de Libertad Religiosa tal y como vienen exigiendo las organizaciones laicistas de España, y sobre todo Europa Laica que han mantenido varias reuniones con representantes del ejecutivo central del PSOE.

Así, para Cuenca Laica-Europa Laica, la última prueba de este sometimiento del gobierno “progresista” de Zapatero a la iglesia católica ha sido el viaje al Vaticano de la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, donde se habló de los viajes de Benedicto XVI a España, declarando a su salida la firme voluntad del gobierno del PSOE de que los Acuerdos con la Santa Sede se cumplirán escrupulosamente, así como su compromiso a no modificar, por ahora, la actual ley de libertad religiosa de 1980 que beneficia y privilegia a la iglesia católica.

Por último desde Cuenca Laica-Europa Laica se ha reiterado la exigencia de derogar los Acuerdos del Estado Español con la Santa Sede de 1979, el Concordato de 1953 y la Ley de Libertad religiosa de 1980, al tiempo que demandan una ley de Libertad de Conciencia que sitúe en pie de igualdad a todas las creencias y convicciones, sean de origen religioso o no, que reconozca y respete la independencia y preeminencia del poder político y por tanto de lo público y de todos, frente a lo que debe ejercitarse en el ámbito privado y particular de un grupo, que representan las religiones.


También sale en CuencaNews

Para Europa Laica, los viajes del papa a España no deberían financiarse con fondos públicos  

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...