Los vecinos cantan victoria

El movimiento vecinal presentó 7.000 alegaciones y 23.000 firmas en 30 años de lucha en defensa del patrimonio

"No me lo puedo creer", exclamaba ayer María Ruiz de Gauna, secretaria de la Asociación de Amigos de la Cornisa de Las Vistillas, cuando se le comentó por teléfono el fallo judicial. "Me estoy llevando una alegría inmensa también por todos los vecinos", afirmó esta vecina de Las Vistillas que lleva en la pelea casi 20 años. Ayer recordaba sin apenas poder contener la emoción la lucha que les llevó a presentar 7.000 alegaciones al proyecto del Ayuntamiento y el Arzobispado, y a esgrimir ante el Parlamento Europeo 23.000 firmas para reclamar la defensa de los espacios verdes e históricos de Madrid.

Ruiz de Gauna se refiere a la fecha de 2009 como un punto decisivo en el proceso que ha durado 30 años desde que el Ayuntamiento cedió al Arzobispado los terrenos. "Ese año se dio el plácet definitivo para la edificación total de 25.000 metros cuadrados y se modificaba el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid. Y eso de que el Ayuntamiento iba a hacer dotaciones públicas no era más que un pretexto porque en realidad no tenía dinero para hacerlo". Según la secretaria de esta asociación de vecinos, "todo se hacía por el interés del Arzobispado, como cuando dijo que iba a hacer una residencia para indigentes y en realidad lo que querían era regentar ellos una residencia para ancianos". "Y todo, con aparcamientos", subraya, es decir, construyendo aparcamientos para luego venderlos y así financiar la operación. "De hecho, en el esquinazo de la calle de Segovia con la ronda de Segovia ya ofrecían plazas".

Ruiz de Gauna achaca a "intereses electorales" toda la operación entre ambos organismos implicados. Y lamenta que estos no se hayan dirigido nunca a la asociación ni hayan buscado el consenso. Eso sí, quiere dejar claro que son vecinos "plurales", que están defendiendo el patrimonio "por encima de creencias o ideologías". "Lo que nos une es la defensa del parque, que tiene un valor incalculable, y es el origen de Madrid. Por eso nos ha unido tanto y nos ha empujado a todos a movilizarnos".

Álvaro Bonet, vicepresidente de la Asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio y vecino también de Las Vistillas, precisa que lo que ellos habían denunciado ante el tribunal "era la cesión del Arzobispado al Ayuntamiento del espacio de Las Dalias a cambio de obtener una edificadibilidad de 25.000 metros cuadrados en la zona del seminario, los antiguos jardines de los Duques de Osuna, que de esa forma estaban en peligro de desaparecer". Bonet subraya que la decisión judicial "da la razón al movimiento vecinal y permite albergar esperanzas para la preservación de un bien patrimonial que es un legado histórico de la ciudad".

El urbanista José María Ezquiaga opina que esta sentencia, en el fondo, es una oportunidad para reconsiderar el tratamiento de uno de los lugares más sensibles de Madrid. "Esa cornisa ha sido históricamente muy emblemática y continúa teniendo mucho valor también por sus magníficas vistas". El arquitecto, premio Nacional de Urbanismo y autor de la prolongación de la Castellana, cree que el fallo de la sentencia puede dar lugar a "un debate ciudadano para recabar las mejores ideas y acertar en un lugar donde cualquier actuación va a ser muy visible".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...