Los técnicos incorporan el uso residencial al colegio Niño Jesús en Burgos

Los técnicos de la Gerencia de Fomento tienen ya redactada la modificación del Plan General de Protección Urbana (PGOU) para ampliar la protección a la parcela del antiguo colegio Niño Jesús, que imposibilita la demolición del pabellón que da a la calle Aparicio y Ruiz y su sustitución por un edificio de ocho plantas. 

De esta manera, elimina esta posibilidad que estaba contemplada en el PGOU que se aprobó en 2014, abandonando el objetivo de rematar la manzana de la calle Aparicio y Ruiz que también tiene ocho alturas y que termina en una pared medianera. La Congregación de la Instrucción Caritativa Santo Niño Jesús promovió una licencia para haber cerrado esa manzana con un edificio en esquina.

Este martes los grupos políticos examinarán el documento en la gerencia de Fomento y decidirán si se aprueba inicialmente. Una de las novedades que incorpora el texto es que se amplían los usos posibles de los edificios al residencial, cuestión que anteriormente no estaba contemplada ya que se iba más en la línea de uso terciario comercial y de equipamiento. De esta manera, se posibilitaría la construcción de viviendas siempre y cuando se respeten las fachadas, mientras que, al no protegerse estructuralmente, el interior de los edificios podrán adaptarse a este nuevo uso.

Los técnicos sí incluyen algunos elementos estructurales a proteger como pueden ser los pilares de fundición, propios de los años en los que se construyó el colegio, pero que no impedirían su desarrollo como viviendas.

Fue un acuerdo plenario del pasado mes de marzo en el que se planteó, a iniciativa del PSOE, que se dieran los pasos para modificar el Plan General y, así, devolver la protección que tenía con el anterior planeamiento urbanístico. Así, se recupera la catalogación del inmueble de 1910 y se matiza una protección de las fachadas, las ventanas y balcones. Las carpinterías pueden sustituirse pero deberán de ser de características idénticas.

Una de las novedades que aporta es que se permitiría una mínima ampliación en planta baja cono nexo entre los tres edificios. Los técnicos dan esta solución a un estrechamiento que existe entre los tres bloques y permitiría comunicar todos los edificios dando más accesibilidad, según comenta la concejal de Urbanismo, Ana Bernabé.

Por otro lado, la edil señala que la visita de los técnicos a los edificios para realizar esta modificación del PGOU ha puesto de manifiesto que la protección estructural, es decir proteger la distribución de los edificios no tendría mucho sentido. «Han visto y fotografiado pasillos y escaleras estrechas que hoy en día no cumplirían la normativa para la actividad docente que venía desarrollándose y que sería difícil compatibilizarlo con cualquier otro uso», añade. Otros elementos que no se protegerían serían las paredes traseras de los edificios que daban al patio del colegio y que necesitarán una solución urbanística cuando se presente un proyecto. También se propone desmontar la escalera de incendios.

La Congregación de la Instrucción Caritativa Santo Niño Jesús, presentó el pasado marzo una nueva la licencia sobre el proyecto para construir un bloque de ocho alturas y 17 viviendas en el lateral del centro que da a la calle Aparicio y Ruiz

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...