Los socialistas de la Ribera Alta presentarán mociones en todos los Ayuntamientos para que la Iglesia Católica pague el IBI de los inmuebles no destinados al culto

El responsable socialista del Área de Organización y Comunicación de la Ribera Alta, Fernando Pascual, manifiesta que “conseguir que paguen el IBI los bienes inmuebles propiedad de las confesiones religiosas, cuyo uso no esté destinado al culto es el objetivo de la moción que los socialistas van a impulsar en todos los ayuntamientos de nuestra comarca”.

Pascual afirma que “esta iniciativa busca que los esfuerzos que todos estamos haciendo: ciudadanos, para luchar contra la crisis, también sean compartidos por las confesiones religiosas, especialmente por la Iglesia Católica propietaria de la inmensa mayoría de muchos inmuebles”.

Según Pascual actualmente, la Iglesia Católica está exenta de tributar por el IBI a raíz del Concordato con la Santa Sede (1979), y las confesiones judía, protestante y musulmana también lo están a través de los respectivos Acuerdos de Cooperación (1992). Estos beneficios fiscales totales o permanentes, recogidos a su vez en la vigente Ley de Haciendas Locales, se aplican a templos y lugares de culto, dependencias o edificios anejos destinados a la actividad pastoral o asistencia religiosa, locales destinados a oficinas, casas y conventos de órdenes y congregaciones religiosas.

El dirigente socialista considera que esta exención legal, que sólo está referida a las finalidades vinculadas al culto, debe ser revisada, “ya que se ha realizado una aplicación extensiva de la misma, de forma que ha alcanzado a bienes inmuebles no vinculados al culto y no estipulados por la ley vigente como pisos”.

Según Pascual “los socialistas apostamos por una legislación que evite privilegios y discriminaciones por razón de convicciones y creencias especialmente en la actual situación de crisis económica que está afectando a nuestro país y que cada vez sufren mayor número de ciudadanos”.

El responsable socialista manifiesta que “las declaraciones por parte de la Iglesia Católica en el sentido de que el pago del IBI puede afectar a otras acciones como la que desarrolla Cáritas, lo que deben hacer los dirigentes de esta religión es no amenazar en nombre de Cáritas, a la que los socialistas reconocemos el trabajo diario, prestan a miles de ciudadanos”.

Pascual ha recordado que “son precisamente los impuestos de todos los ciudadanos los que a través de las subvenciones de Ayuntamientos, Comunidades Autónomas, permiten a Cáritas hacer la magnífica labor que hacen y lo que debe decir la Iglesia Católica es cuánto ha puesto en los últimos años al presupuesto de Cáritas, porque a lo mejor nos llevamos una sorpresa”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...