Los siete pecados capitales de Fernández Díaz que no le perdonan policías y guardias civiles

La medalla policial a la Virgen del Amor se ha convertido en un quebradero judicial para Interior. La Audiencia Nacional fallará en breve si se ajusta o no a derecho

Honores policiales a la Virgen. Es, tal vez, el ‘pecado’ más anecdótico de los cometidos por Fernández Díaz, pero curiosamente el que ha llegado más lejos judicialmente. La decisión del ministro del Interior de conceder una condecoración al mérito policial a Nuestra Señora Santísima del Amor es analizada en estos momentos por tres magistrados de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional, quienes en las próximas semanas decidirán si la polémica decisión, tomada en febrero de 2014, se ajusta o no a derecho. La condecoración generó críticas entre los agentes, para quienes las entregas de medallas siempre han sido fuente de polémica por su reparto arbitrario. Sin embargo, han sido dos asociaciones ajenas a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, el Movimiento Hacia un Estado Laico (MHUEL) y Europa Laica quienes presentaron la demanda y cuyos abogados defienden la retirada de la misma.

En estos meses de batalla judicial, los representantes legales de Interior han esgrimido argumentos tan llamativos para defender la medalla como que “la Virgen no es funcionaria”. Llamativo, sí, pero no tanto como las razones contenidas en el expediente oficial creado por el Ministerio para justificar su decisión. En sus magros tres folios, el departamento de Jorge Fernández Díaz no dudaba en remontarse a 1938, en plena Guerra Civil, para encontrar argumentos que justificase la polémica entrega. El documento, que fue adelantado en exclusiva por Vozpópuli, destacaba también que el objetivo último de dicha condecoración era pedir a la Virgen que “guíe a la Policía en la difícil misión que tiene encomendada”.

Varios medios de comunicación extranjeros terminaron haciéndose eco de la polémica. En abril fue el británico The Guardian. En octubre era The Wall Street Journal el que dedicaba un amplio reportaje en su página web en el que se mofaba de la concesión y destacaba, precisamente, que el caso había acabado en los tribunales. Bajo el título “La Virgen gana una medalla en España… y provoca un pleito”, el texto arrancaba con una afilada frase: “La última agraciada con la medalla de Oro al Mérito Policial en España nunca salió a patrullar ni hizo un arresto. De verdad, jamás se estremeció al enfrentarse cara a cara con el peligro. Pero todo ello porque no puede moverse”.

….

El increible comparación entre aborto y ETA. “El aborto tiene poco que ver con ETA ¿verdad? (…) Bueno, tiene algo que ver, pero no demasiado”. Con esta desconcertante comparación respondió el ministro del Interior el 7 de mayo de 2013 a las preguntas que le lanzaron los periodistas sobre la reforma entonces aún en marcha de la Ley de interrupción del embarazo. Una relación de ideas que se producía, precisamente, en una rueda de prensa en la que el ministro iba a dar detalles de la detención poco antes de seis presuntos miembros de la banda armada en una triple operación simultánea realizada en distintos puntos de Francia. Había sido, de hecho, uno de los últimos grandes golpes a la organización terrorista y, sin embargo, Fernández Díaz consiguió que los medios de comunicación no hablasen de ella sino, precisamente, de su llamativa comparación.

De hecho, aquellas declaraciones corrían al poco tiempo como la pólvora por las redes sociales sin que el ministro las matizara o explicara. Fue su equipo de prensa quien posteriormente tuvo que salir a la palestra para hacer pública una nota de prensa negando que Fernández Díaz hubiera haber comparado terrorismo y aborto: “En ningún momento el ministro del Interior ha querido establecer una comparación entre las personas que deciden abortar y los terroristas etarras. La voluntad del ministro era contestar más tarde la pregunta relacionada con el aborto para evitar que se mezclara con las cuestiones vinculadas con la operación antiterrorista. De hecho, así ha sido. El titular de Interior, tras responder a las preguntas relacionadas con la detención de seis presuntos etarras, dio su opinión sobre la cuestión del aborto”, decía la nota.

Ferviente católico, no era la primera vez que el ministro levantaba polémicas con sus declaraciones de sesgo ultraconservador. Unos meses antes ya había indignado a los colectivos de homosexuales al asegurar que los matrimonios entre personas del mismo sexo “no garantizan la pervivencia de la especie”. Sin embargo, en esta ocasión, la decisión de ‘mezclar’ en la misma frase el aborto con ETA también molestó a la Guardia Civil, que vio como su éxito en la lucha antiterrorista quedaba difuminada por la incontinencia verbal de su máximo responsable. Aquella rueda de prensa había sido preparada con esmero por los máximos responsables de la lucha antiterrorista del Instituto armado. De hecho, llegaron a proyectar a los periodistas imágenes de los seguimientos a los terroristas y gráficos explicativos de la situación operativa de ETA en aquel momento, algo completamente novedoso. Sin embargo, los medios de comunicación dedicaron finalmente mucho más espacio a la inoportuna comparación que a los arrestos.

….

Puede leer el resto de “pecados capitales” que analiza Óscar López-Fonseca en Voz Populi

Virgen del Amor con la medalla oro al mérito policial

Virgen del Amor con la medalla oro al mérito policial

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...