Los salafistas dan luz verde al nombramiento de al-Beblawi

El partido Nur aprueba al nuevo primer ministro y propone que un comité de sabios explore una salida a la crisis

A diferencia de lo que sucedió con Mohamed el Baradei, el partido Nur, el principal partido salafista de Egipto, no vetó ayer el nombramiento del flamante primer ministro interino, Hazem al-Beblawi, un ex ministro de Finanzas de 76 años. Según muchos observadores políticos, Nur se ha convertido en el fuerza política con mayor capacidad de influencia sobre las nuevas autoridades.

“Nosotros pedimos un economista tecnócrata, una figura neutral”, declaró Nader Bakkar, el portavoz de la formación ultraconservadora poco antes de conocerse el nombramiento de al-Beblawi. Nur informó ayer que no se opuso a la elección de al-Beblawi, como tampoco a la de otros aspirantes tecnócratas con un bajo perfil político, como Faruq al-Oqda, ex director del Banco Central de Egipto, Hisham Ramez, el actual director del Banco, o Samir Radwan, otro ex ministro de Finanzas, cuyo nombramiento había sonado con fuerza durante las últimas horas.

Después de filtrar el nombramiento de el Baradei, la presidencia se echó atrás después de conocer la oposición de Nur

Después de haber filtrado el nombramiento oficial del que fuera Premio Nobel de la Paz, Mohamed el Baradei, la noche del viernes la presidencia se echó atrás después de conocer la oposición frontal de Nur. Los salafistas argumentaron su postura en el hecho de que el Baradei es uno de los líderes de la principal plataforma opositora, el Frente de Salvación Nacional. Siendo una figura polarizadora en la sociedad egipcia, el respaldo al ex diplomático sería difícil de vender a las bases salafistas.

Tras el Baradei, se especuló con la elección de Ziad Bahai el-Din, un tecnócrata vinculado al Partido Socialdemócrata. Pero el propio Bahai el-Din retiró su candidatura al ser rechazada por un partido político, según informaba ayer el diario al-Shorouk.

Algunos de los partidos laicos se han mostrado contrariados por el trato preferencial que recibe Nur. Si el lunes fue Hamdin Sabahi quien se quejó, ayer fue el turno de “tamarrud”, la organización juvenil que lideró las protestas contra Morsi. Su portavoz criticó que la nueva declaración constitucional incluya algunas provisiones de corte salafista incluidas en la Constitución suspendida, y advirtió que “pone las bases para una nueva dictadura”. En concreto, se mostró crítico con el hecho de que sitúe “la jurisprudencia y fuentes de la sharia” como base del orden legal.

Sin embargo, las nuevas autoridades consideran que el apoyo de Nur es fundamental para ofrecer una imagen de pluralidad ideológica en la coalición de partidos e instituciones que apoyan el proceso político iniciado tras el golpe de Estado. Contrariamentre, los Hermanos Musulmanes podrían recurrir al argumento que la asonada fue un acto de guerra contra el Islam.

Si bien Nur anunció el lunes que suspendía sus contactos con el rais Adly Mansur a causa de la masacre ocurrida frente al cuartel de la Guardia Republicana, la formación no se ha lanzado a los brazos de la Hermandad y mantiene una postura ambivalente frente al nuevo proceso político. Su propuesta para resolver la crisis actual se basa en la formación de un comité de sabios que explore una salida aceptable tanto para los Hermanos Musulmanes como la oposición laica.

Mani islamistas Egipto 2013

Archivos de imagen relacionados

  • Mani islamistas Egipto 2013
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...