Los propagandistas de Aznar se suman a la cruzada contra el lacismo

Advierten de la deriva totalitaria de los que abogan por la separación política-religión

El GEES, grupo neocon muy vinculado al ex presidente José María Aznar, calientan el ambiente de cara a la celebración este domingo de un acto en defensa de la Familia Cristiana, organizado por Rouco Varela, el principal cruzado contra el totalitarismo que, en su opinión, impone el Gobierno de Zapatero en su defensa del laicismo. Así, los propagandistas de Aznar advierten en un artículo divulgado a través de Libertad Digital de la deriva totalitaria de aquellos que abogan por la separación política-religión.

En opinión del GEES, la persecución religiosa no está "limitada a lejanos y extraños países tercermundistas" y hablan de Europa como el lugar donde se produce con un mayor "refinamiento". Estos ideólogos neocon culpan a la izquierda de establecer un tipo de censura muy peligrosa al difundir la idea de que las creencias religiosas se restringen al ámbito de lo privado. Además las bofetadas van también para una "parte de la derecha" por servir de coartada a los progres "en base a la moderación o la convivencia".

"Viaje nada democrático"
"Hoy, en la cristiana España, aquellos que hablan obsesivamente de la separación política-religión están haciendo, en realidad, algo muy distinto, proponiendo un viaje que nada tiene de democrático", alerta el GEES, que añade que , asllí donde se busca construir una socieda laica, "se entra en un camino que nunca termina".

Lo público y lo privado
Según estos propagandistas, los defensores del laicismo no hacen otras cosas que censurar no sólo a la Iglesia, sino también a la derecha conservadora y a la liberal por estar en contra de temas como el aborto o la eutanasia. En su opinión, se impone un "tipo de discriminación por razones de conciencia", y también se restringe la religión al ámbito privado. "Claro que quien es capaz de eliminar creencias del ámbito político y social es también capaz de decir qué es privado y qué no", aseguran para concluir que primero se arrincona la religión a las iglesias y después se ponen impedimentos a su apertura hasta provocar el cierre, "como si fuesen bares o discotecas".

Totalitarismo
"Es así como el laicismo desemboca en totalitarismo. Queda para el lector europeo y español concluir si algo de esto le suena en la Navidad de 2008", sentencian.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...