Los políticos dan un paso atrás en la procesión de San Vicente Mártir en Valencia

Centenares de personas han participado esta mañana en la procesión de San Vicente Mártir, patrón de Valencia, que ha recorrido las calles del centro de la ciudad con la imagen del santo. Un desfile en el que los políticos han cedido protagonismo al evento religioso tras descartar el equipo de Gobierno participar de manera institucional en la marcha.

Sólo el portavoz del PSPV, Joan Calabuig, y la concejal de Deportes, Maite Girau, por parte del equipo de Gobierno, han participado a título individual respondiendo a la invitación del Arzobispado de Valencia. El delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, el portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, y la edil popular MªÀngels Ramon-Llin también se dejaron ver en la procesión.

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha asegurado en la misa que ha presidido en la Catedral con motivo de la celebración de San Vicente que «hay que estar preparados y dispuestos siempre para el martirio, también en los tiempos que corren, como estamos viendo, a veces impasibles, en tantísimos hermanos nuestros, de tantas maneras».

Ha lamentado en su homilía que «en Occidente hemos perdido la sensibilidad y disponibilidad hacia el martirio, lo que contrasta con los miles de mártires que vemos hoy en Asia y Africa», según ha informado el Arzobispado en un comunicado.

El martirio, también con la lengua

Además, «hay muchas formas de martirio, también con la lengua, con las acusaciones en medios de comunicación, con el desprecio que se hace de la fe, también, eso hemos de tenerlo muy presente», ha apuntado.

De esta manera, «ante un mundo como el nuestro que de tantas maneras y tan sutiles penaliza la fe de la Iglesia, ante tantos poderes que acusan y condenan a la Iglesia y a los cristianos«, el cardenal ha defendido que «aceptar el calificativo de cristiano es declararse dispuesto al martirio, a morir por la fe; cristiano y mártir significa en realidad lo mismo».

«El cristianismo –ha indicado– no comenzó con un revolucionario, sino con un mártir», ha recalcado el cardenal Antonio Cañizares, que ha precisado también que «el plus de libertad que debe la humanidad a los mártires es infinitamente mayor que el que hayan podido aportar los revolucionarios de la historia».

El titular de la archidiócesis de Valencia ha definido el martirio como «un espacio en la fe creado por Jesucristo para la libertad de conciencia, en cuyas fronteras se detiene todo poder y se anuncia la libertad de la persona que trasciende todos los poderes».

Al término de su homilía, el cardenal Cañizares ha manifestado que «ni la Iglesia, ni España, ni el mundo pueden olvidar a los mártires, testigos eminentes de la caridad y santidad de la Iglesia», y ha manifestado que la Iglesia «sólo podrá convencer a los hombres en la medida en la que sus predicadores estén dispuestos a dejarse la vida. Su lucha sólo puede ser siendo la lucha de los que se dejan derramar su sangre».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...