Los político occidentales dejaron sólo al Papa

Organos de prensa de la Iglesia Italia y destacados religiosos y políticos criticaron hoy que los líderes políticos de los países occidentales hayan 'callado' y no han defendido al papa Benedicto XVI de las duras críticas y amenazas vertidas contra él por el mundo islámico.

'En estos días ha sorprendido el silencio de Jefes de estado e intelectuales de naciones democráticas que en el catolicismo o el cristianismo tienen su base. Occidente no ha tenido el coraje, a parte de algún caso aislado, de defender la libertad de expresión que no niega a ninguno', escribió hoy SIR, la agencia de información religiosa de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), que expresó su 'solidaridad' a Benedicto XVI.

La SIR destacó unas palabras del filósofo Gaspare Mura, de la Universidad Urbaniana, en las que dice que las civilizaciones que pierden su propia identidad y memoria histórica no tienen futuro 'y este es -precisó- el riesgo que corre la humanidad actual'.

Al igual que la SIR, el diario de la CEI, 'Avvenire', también salió en defensa del Papa y se pregunta que si se impone la idea de que Benedicto XVI 'debiera pedir perdón o retractarse, sin motivos, ¿quien podría a partir de ese momento hablar, discutir u opinar, aunque sea respetuosamente de la fe islámica?'.

Además de los medios de comunicación religiosa, destacados políticos italianos de la oposición también criticaron a los gobiernos occidentales de no haber defendido a Benedicto XVI y centraron sus críticas en el primer ministro italiano, Romano Prodi, del que dijeron que 'su silencio frente la violenta campaña contra el Pontífice es escandaloso'.

El ex ministro de Liga Norte y actual vicepresidente del Senado, Roberto Calderoli, pidió la dimisión de Prodi y Maurizio Lupi, dirigente de Forza Italia (el partido de Berlusconi) y dijo que el 'silencio de Prodi es insoportable' y que todos los gobiernos de Occidente deben expresar una posición clara.

El ex ministro de Justicia Roberto Castelli anunció hoy que los conservadores han presentado en el Senado una moción en apoyo de Benedicto XVI y Enrico La Loggia, dirigente de Forza Italia, pidió al Gobierno que convoque a los embajadores de los países musulmanes que han criticado al Papa 'y se han dejado llevar por esas horribles amenazas'.

Ante las amenazas de grupos integristas islámicos contra el Papa, la policía italiana mantiene reforzada la vigilancia sobre el Vaticano y la plaza de San Pedro y otros templos de Roma que puedan ser objetivos sensibles de ataques.

Benedicto XVI se encuentra en estos días en la residencia de verano de Castelgandolfo, localidad situada a una treintena de kilómetros al sur de Roma, donde también ha sido reforzada la vigilancia policial.

Aunque en un principio se especuló con la posibilidad de que el Papa permaneciese en Castelgandolfo hasta tanto se calmen las aguas, fuentes vaticanas precisaron que Benedicto XVI regresará al Vaticano el 3 de octubre, fecha en la que concluirá sus vacaciones, como estaba previsto.

Romano Prodi, que se encuentra en Nueva York, aseguró que 'no 'existe ningún elemento de alarma para Italia', palabras que fueron consideradas como 'frívolas' por la oposición, que pidió su dimisión.

Después de las explicaciones dadas por el propio Papa y el cardenal secretario de Estado, Tarcisio Bertone, a las palabras sobre Mahoma y la guerra santa pronunciadas por el Pontífice en Ratisbona (Alemania), hoy Benedicto XVI abogó por el respeto recíproco entre los pueblos a la hora de respetar las convicciones religiosas de cada una.

La ocasión fue el telegrama de pésame enviado a la congregación de la monja italiana Leonella Sgorbati, asesinada el pasado domingo en Somalia.

Benedicto XVI 'deploró' todo tipo de violencia y auspició que 'las sangre derramada por tan fiel discípula del Evangelio se convierta en semilla de esperanza para construir una auténtica fraternidad entre los pueblos, en el respeto recíproco de las convicciones religiosas de cada uno'.

En esta jornada se reunieron en Roma, con motivo de la presentación de una revista, el cardenal presidente del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso, Paul Poupard; el imán de Roma, Sami Salem, y el rabio jefe, Riccardo Di Segni, que insistieron en la necesidad de diálogo entre las religiones y culturas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...