Los partidos rechazan en la Asamblea de Madrid reabrir el debate del aborto y llaman a cumplir ley

Los grupos parlamentarios en la Asamblea de Madrid han coincidido este jueves en su rechazo a reabrir el debate del aborto, que entienden como superado, y en llamar al cumplimiento de la ley de plazos actualmente vigente.

Antes de empezar el Pleno, el portavoz del PSOE,Ángel Gabilondo, ha declarado a los medios que “no es necesario” modificar la normativa, sino más bien “trabajar mucho más” en su “dimensión pedagógica”, al tiempo que ha pedido tratar este asunto “en términos de salud y de libertad de la mujer”.

Su homólogo del PP, Alfonso Serrano, ha apuntado que quienes tienen un “problema” con el aborto son los partidos “que quieren polarizar un debate que afecta a vidas humanas”, a los cuales ha acusado de “polemizar”, y ha pedido “cumplir la ley”, respetar “a las mujeres y al Estado de Derecho”.

Por parte de Ciudadanos, su portavoz, César Zafra, ha aseverado que el aborto no es un problema “ni en Madrid ni en España”, y ha recalcado: “tenemos una ley de plazos que hay que respetar y es un problema, si es que lo fue alguna vez, que ya está superado en este país”.

Y el portavoz de Más Madrid, Pablo Gómez Perpinyà, ha subrayado que el aborto “es un derecho de las mujeres porque tiene que ver con su cuerpo”, y ha añadido que “ninguna persona y ninguna institución puede gobernar el cuerpo de las mujeres”.

En el Pleno de hoy, tanto Vox como Unidas Podemos han formulado a la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, sendas preguntas sobre el aborto.

Ayuso: «El aborto es un fracaso porque el embarazo no deseado se puede evitar»

Haré todo lo que está en mi mano para que nada obligue a una mujer a tomar la decisión de abortar»

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha sostenido que «el aborto es un fracaso y es un fracaso porque el embarazo no deseado se puede evitar» y ha defendido que ella en lugar de «arrastrar a una mujer como hacen unos y otros» va a intentarla convencerla en positivo y a favor de la vida.

«He conocido a muchas mujeres que se han arrepentido de abortar porque han acabado con la vida de ese niño… podrán tener otro, más hijos, pero ese no va a volver porque una vida no se puede reemplazar por la otra. Sin embargo, no conozco a ninguna mujer que se arrepienta de sus hijos», ha indicado en respuesta a una pregunta en el Pleno de la Asamblea de la portavoz de Podemos en la Asamblea, Isa Serra, sobre el aborto.

Ayuso ha indicado que hará todo lo que esté en su mano para que «ni su entorno, ni sus circunstancias, ni su pareja, ni la falta de herramientas» obligue a la mujer «a tomar una decisión como el aborto» y no se le permita «al menos replanteárselo y tener libertad para decidir en un sentido o en el otro». «Se trata de libertad», ha reivindicado.

Así, ha declarado que no piensa «perseguir a nadie por abortar» pero tampoco lo va a fomentar, como a su parecer hacen desde Podemos. Para la dirigente regional, el feminismo de este partido es «el feminisno entendido desde el odio, el odio a la familia, a trabajar, a prosperar, a crear una familia, a tener responsabilidad, del hombre contra la mujer y la mujer contra el hombre».

En este punto, ha hecho hincapié en que «las desigualdades en España no están entre hombres y mujeres en brechas salariales», que se repiten como «mantras», sino que las verdaderas son las entre las mujeres y las mujeres que son madres. Por ello, precisamente a las madres en donde van a dirigir sus propuestas en positivo.

Por ello, ha pedido a la formación ‘morada’ que «no llenen de pájaros la cabeza de las chicas» sino que le hablen de «la experiencia maravillosa que es dar vida». «No hablen desde el odio y desde el rencor. No pienso perseguir a una mujer por abortar, cumple las leyes me gusten o no», ha dicho. Por último, ha recordado la frase «el aborto debería ser legal, seguro y muy poco frecuente».

«Decidir libremente», defiende Serra

Por su parte, Serra ha defendido que si una mujer decide no continuar con su embarazo no es un «fracaso» sino que es «un derecho». «Son nuestros cuerpos y tenemos que poder decidir libremente con educación sexual, con anticonceptivos y con aborto seguro y gratuito», ha remarcado.

A su juicio, lo que es un fracaso, pero para las instituciones, es que las mujeres aborten en condiciones de inseguridad y ha recordado que en el mundo hay 22 millones de abortos inseguros, «muchas veces las mujeres lo hacen con perchas y muchísimos de estos abortos generan muertes». En este punto, ha hecho hincapié en que «el intento por restringir el derecho al aborto y penalizarlo, no reduce el número, sino que solo crea más sufrimiento».

Según Serra, el Gobierno permite «que grupos antiabortistas persigan a las mujeres y las acosen en las puertas de las clínicas», y esto es así porque «el aborto no está garantizado en la sanidad pública. «El año pasado solamente de seis de 17.000 abortos fueron en la sanidad pública», ha dicho.

Serra ha asegurado que Vox le ha servido al PP para «dejarse ver como realmente siempre han sido». «Solo hay que ver a Gallardón en 2014 proponiendo una ley que nos quería hacer retroceder, que decía que las mujeres no pueden abortar con 13 semanas aunque hubieran sufrido una violación. Una barbaridad», ha espetado, para a continuación pedir que ahora que se va a poner en marcha un «gobierno feminista» no intenten «responder derechos».

Vox: «19.000 condenados a muerte»

Por su parte, la portavoz de Vox, Rocío Monasterio, también ha cuestionado a la presidenta por el aborto. La parlamentaria ha pedido «medidas concretas» porque se está hablando «de vidas y no de fríos números, no de estadísticas, no del odio de la izquierda».

Porque, según Monasterio, hay madres que se presentan en la puerta de muchos lugares a pedir ayuda, y que muchas veces han sido «victimas de trata, de mafias que las han traído quitándoles la documentación y les han hecho atravesar el Mediterráneo en condiciones terribles o chicas adolescentes que en su casa les están presionando para que acaben con esas vidas». «A esas madres tenemos que protegerlas», ha dicho.

Según la diputada de Vox, el año pasado hubieron «19.000 condenados a muerte», de las que más de mil madres ya lo habían hecho ese mismo año y 6.500 ya habían abortado previamente. «Le pedimos que ejerza de presidenta de la Comunidad y utilice la fuerza que tienen en el trabajo más bonito del mundo que es sacar vidas adelante», ha dicho.

«Dios no me hizo perfecta, no soy de Vox»

A estas palabras, ha contestado Ayuso quien ha comenzado su intervención asegurando que «Dios» no la hizo perfecta y por eso no es «de Vox». «No tengo la potestad estar en cada casa, en cada rincón de cada familia para decirles cómo tienen que vivir que es precisamente como entienden las cosas desde Vox o desde Podemos», ha remarcado.

La jefa del Ejecutivo madrileño ha defendido que durante la campaña electoral intento «poner luz» sobre los no nacidos y ha criticado que mientras la izquierda la acosa y le insultaba los de Vox hacían lo mismo desde un autobús, en vez de ponerse en su lugar y ayudarla.

En concreto ahora, Ayuso ha defendido que quiere fomentar políticas educativas para los más jóvenes, apoyar la maternidad y la paternidad, ayudas por nacimiento, deducciones fiscales para la familia y para la contratación de cuidadores, con políticas de gratuidad de la educación 0 a 3 años, y con apoyo a la Red Madre.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...