Los obispos vuelven a instar a los funcionarios a no casar a gays

Piden que jueces y ediles católicos se acojan a la objeción de conciencia ? Llaman también a los senadores a que impidan la aprobación de la nueva ley

La Conferencia Episcopal Española (CEE) hizo ayer un llamamiento a los funcionarios y responsables públicos para que se acojan a la objeción de conciencia para no oficiar bodas entre parejas homosexuales. Según una nota publica ayer, el comité ejecutivo de la CEE pide también, en referencia a los senadores, que no se vote a favor de la ley impulsada por el Gobierno porque supone –subrayan los obispos– "una flagrante negación de datos antropológicos fundamentales y una auténtica subversión de los principios morales más básicos del orden social".
La ejecutiva de los obispos, que el jueves mantuvo su primera reunión tras la elección de Ricardo Blázquez al frente de la CEE, reitera su oposición al proyecto de matrimonio gay y a la adopción por parte de parejas homosexuales. A su juicio, la futura norma será "tan dañina para el bien común como lo es la moneda falsa para la economía de un país".
LA RECTA RAZÓN
Así, los obispos creen que la ley que se pretende aprobar "carece propiamente del carácter de una verdadera ley, puesto que se hallaría en contradicción con la recta razón y con la norma moral". "La función de la ley civil es ciertamente más limitada que la de la ley moral, pero no puede entrar en contradicción con la recta razón sin perder la fuerza de obligar en conciencia", subraya la nota.
De esta forma, siguiendo las recientes directrices del Vaticano, la CEE recuerda que los católicos "no pueden mostrarse indecisos ni complacientes con esta normativa, sino que han de oponerse a ella de forma clara e incisiva". De esta forma, advierte de que los católicos no podrán votar a favor de esta norma y que deben reivindicar el derecho a la objeción de conciencia.
GARANTIZAR LA LIBERTAD
En este sentido, los obispos recalcan que "el ordenamiento democrático deberá respetar este derecho fundamental de la libertad de conciencia y garantizar su ejercicio". "Es nuestro deber hablar con claridad cuando en España se pretende liderar un retroceso en el camino de la civilización con una disposición legal sin precedentes y gravemente lesiva de derechos fundamentales del matrimonio y de la familia, de los jóvenes y de los educadores", dice la CEE.
Los obispos rechazan el argumento del Gobierno y consideran que "no es verdad que esta normativa amplíe ningún derecho, porque la unión de personas del mismo sexo no puede ser matrimonio". "Lo que se hace es corromper la institución del matrimonio", añaden.
La jerarquía católica también piensa "con dolor" en el perjuicio que se causará a los niños entregados en adopción "a esos falsos matrimonios" y en los jóvenes "a quienes se dificultará o impedirá una educación adecuada para el verdadero matrimonio". "Pensamos también en las escuelas y en los educadores a quienes, de un modo u otro, se les exigirá explicar a sus alumnos que, en España, el matrimonio no será ya la unión de un hombre y de una mujer", concluye la nota.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...