Los obispos volverán a agitar la calle contra la nueva Ley del Aborto

Amenazan con la excomunión a los diputados que «colaboren» en su tramitación y aprobación

Los obispos están decididos a dar batalla, con todas sus fuerzas, contra la ampliación de la Ley del Aborto de 1985. Incluso apoyando manifestaciones contra una normativa que, en opinión del portavoz episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, “no debe hacerse más injusta todavía”. El secretario general de la Conferencia Episcopal declaró, en una entrevista a Europa Press, que “no se puede dar una licencia más amplia para matar a los hijos, es lo contrario al concepto del derecho”.

“Es contradictorio con la conciencia humana y cristiana promover leyes que den licencia para matar”, añadió Camino, quien, cuestionado sobre la posibilidad de que los obispos avalasen –o, incluso, participasen– en manifestaciones contrarias a una ley de plazos, indicó que “hay que apoyar todo lo que sea posible para que los legisladores sepan que los católicos no quieren eso”.

De ser así, los obispos regresarían a la fórmula utilizada al comienzo de la pasada legislatura, cuando una veintena de prelados acudió a una concentración contra los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Posteriormente, otros ocho obispos participaron en la manifestación contra la reforma educativa. La negativa del Episcopado a participar en otra manifestación contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía hizo imposible a los sectores del catolicismo más radical realizar una convocatoria similar.

Para Martínez Camino, entre los culpables del aborto no están sólo las mujeres, sino “quienes no las apoyan, quienes las presionan o las maltratan”. También, los diputados y legisladores que promuevan “este tipo de leyes”. En especial, los políticos católicos, a los que recordó que el pecado de excomunión “no es sólo para las mujeres, sino para todos aquellos cuya colaboración directa haya sido necesaria para la ejecución de un aborto”. Esto es: los médicos que los practican y los legisladores que permiten que esta práctica sea legal.

"No es un derecho"

En sus declaraciones, el obispo Camino recalcó que el aborto “no es un derecho”, por lo que recomendó a los legisladores que “fomenten la asistencia y las condiciones legales para que no haya excusa ninguna para quitar la vida de las personas, tanto por parte de los católicos como de los no católicos”.

Para el obispo auxiliar de Madrid, la ampliación de la ley de despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo, hoy a debate en las Cortes, trata de justificar “sutilmente y de modo absurdo” el aborto como un derecho, poniendo “en la picota” el resto de derechos. “Si tenemos derecho a quitar la vida a nuestros hijos es que hemos perdido el sentido de los que significa el derecho”, apuntó el portavoz episcopal.

 LA PENITENCIA CATÓLICA
Un 'castigo' sólo aplicado en países latinoamericanos

No es la primera vez que los obispos españoles amenazan con la excomunión a los políticos cuyas decisiones van en contra de la doctrina de la Iglesia. Aunque nunca han llegado a tal extremo.

Para llevarla a cabo, no es indispensable que exista un documento episcopal negando la comunión a aquel político –en este caso necesariamente católico– que avalase la ampliación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Es más sencillo. Quien así lo hiciera “caería en pena de excomunión” automáticamente. Esto es, la pena caería sobre la conciencia del afectado y también en la del sacerdote que le diera la comunión, claro está, en el caso de que este último conociese su profesión y su actuación contraria a la Iglesia.

Este ‘castigo’ extraordinario de la Iglesia se ha aplicado en países iberoamericanos, pero jamás en España.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...