Los obispos riñen a una editorial católica por un manual islamista

El sector más conservador del episcopado no desperdicia ocasión para arremeter contra el ala más abierta de la Iglesia católica española.

Esta vez la excusa ha sido la publicación de un manual sobre el islam, destinado a alumnos de Primaria que hayan elegido cursar esa materia, que ha sido editado por una editorial propiedad de los Padres Marianistas, el Grupo SM.

El secretario general de la Conferencia Episcopal (CEE), Juan Antonio Martínez Camino, quiso aclarar ayer, al dar conocimiento de lo tratado en la reunión de la comisión permanente de la CEE que acababa de concluir, que el libro no cuenta con "el consentimiento" de la jerarquía católica española.

Los obispos se han visto en la obligación de "despejar dudas" después de que el director general del Grupo SM, Javier Cortés, declarase en una revista de corte cristiano, Vida Nueva, que la CEE estaba al tanto de la publicación del manual y que el presidente de los obispos, Ricardo Blázquez, apoyaba el proyecto. Lo que resulta sorprendente es que la reacción de la permanente se produzca un año después de que el libro haya sido presentado y que se difundieran las manifestaciones de Cortés,

LUCHA SOTERRADA
Las diferencias que la Federación Española de Religiosos de la Enseñanza (FERE), la primera patronal de la enseñanza concertada, en la que militan los Padres Marianistas, mantienen con la CEE, primero a cuenta de la aprobación de la ley orgánica de educación (LOE) y ahora por culpa de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, facilitan algunas claves para entender el contencioso.

Mientras que la FERE se ha mostrado comprensiva con la nueva materia, la cúpula del episcopado, controlada por el sector ultraconservador, en el que se alinea Martínez Camino, ha demonizado la asignatura. Para más inri, el Grupo SM ha cometido el pecado de editar un manual escolar de Educación para la Ciudadanía, coordinado por el filósofo José Antonio Marina.

El secretario de los obispos precisó al respecto que la CEE no se pronunciaba sobre los contenidos del libro pero que era necesario "poner en claro" que la apuesta por el diálogo interreligioso que promueve el propio Benedicto XVI no significa que "da igual enseñar una religión que la otra". Los prelados, según Martínez Camino, no quieren que exista "ni siquiera la apariencia" de que la enseñanza de la Religión islámica en la escuela pública merece idéntico apoyo de la Iglesia católica que el suscitado por las enseñanzas propias.

El secretario del episcopado aprovechó para arremeter de nuevo contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía en unos términos que, para los que siguen el lenguaje eclesiástico, le sitúan en las antípodas del moderado Blázquez. Para Martínez Camino, la asignatura es "un gravísimo desafío a los derechos humanos" del que hay que defenderse sin exclusión de medios democráticos y pacíficos, con manifestaciones en la calle si es preciso.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...