Los obispos piden que se preserve la unidad de España

Tras dos jornadas de deliberaciones, los obispos dieron ayer el visto bueno a un documento de 27 folios en el que, bajo el título de Orientaciones morales ante la situación actual de España, se aborda "a fondo" la situación "religiosa, cultural, social y política" y se alude a "la unidad de España" como un bien moral. No hubo unanimidad, pero la aceptación de enmiendas facilitó que parte de los prelados catalanes reacios a suscribirlo apoyaran el texto.

De los 73 obispos que ejercieron su derecho a voto, 63 lo aprobaron y 6 lo rechazaron. Hubo tres abstenciones y un voto nulo. El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Ricardo Blázquez, manifestó anoche, al abandonar la sede del episcopado, que la votación evidenciaba que había habido "una satisfacción general".
El redactado denuncia la "fuerte oleada de laicismo", propone reforzar la presencia católica en la vida pública y vuelve a analizar cuestiones como el terrorismo y "los nacionalismos y sus exigencias morales", aunque no se refiere explícitamente a la negociación con ETA.
La presidencia de la asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE), de la que forman parte los tres cardenales en activo, Antonio María Rouco, Antonio Cañizares y Carlos Amigo, decidió el miércoles dejar en manos de la asamblea si el borrador preparado por una ponencia se debatía sosegadamente y se ultimaba en una próxima reunión o la cuestión se dejaba zanjada en 48 horas. Y más de 50 de los 70 prelados presentes optaron por lo último.

RECHAZO AL APLAZAMIENTO
Las objeciones planteadas, entre otros, por el arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, en el sentido de que no había habido tiempo para estudiar el documento porque no se había entregado antes de la plenaria, cayeron en saco roto. Y la decepción cundió entre los responsables de las diócesis catalanas y vascas.
"La cosa no puede ir peor", acertó a decir ayer por la mañana uno de los prelados del sector derrotado. "La enmienda a la totalidad ha sido rechazada y ahora se trata de introducir enmiendas parciales para suavizar la pastoral antes de que se apruebe", añadió.
El texto, cuyo contenido se espera que se dé a conocer hoy, habría prescindido de adjetivos a la hora de presentar como un bien de índole moral la unidad de España. Aun así, lo sucedido refuerza las posiciones del sector más conservador del episcopado, liderado por Rouco y Cañizares, que han promovido la elaboración de las orientaciones, y evidencia la debilidad del obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, y del sector más moderado que le aupó al puesto, que hubiera preferido obviar el debate territorial.
La designación de la comisión encargada de preparar una primera redacción ya condicionó el desenlace. Dos de sus cuatro integrantes, el obispo auxiliar de Madrid Eugenio Romero Pose y el secretario general de la CEE, Juan Antonio Martínez Camino, son hombres de la estricta confianza de Rouco.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...