Los obispos piden que la materia de ciudadanía sea opcional

La Conferencia Episcopal Española (CEE) pedirá al Gobierno que la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, que se impartirá el próximo curso 2007-2008, sea opcional para los padres y los alumnos, como lo es la Religión, según se acordó ayer en la reunión del comité ejecutivo del máximo órgano de dirección de los obispos españoles.

La decisión, de la que son firmes defensores los cardenales de Toledo y Madrid, Antonio Cañizares y Antonio María Rouco, será hecha pública, según fuentes eclesiásticas, "cuando tengan todos los textos de la LOE, probablemente con vistas a la próxima comisión permanente" que se celebrará el 27 de febrero.
Los obispos creen que, a pesar de que el Gobierno ha limado los contenidos más vidriosos (matrimonio homosexual, aborto y divorcio), esta asignatura "comporta el riesgo de una inaceptable intromisión del Estado en la educación moral de los alumnos, cuya responsabilidad primera corresponde a la familia y a la escuela".

DERECHO A LA OBJECIÓN
Los prelados han defendido reiteradamente el derecho a la objeción de conciencia de los padres contra esta materia ya que "tienen derecho a que sus hijos no reciban una formación moral que ellos no comparten". En las negociaciones con Educación, la CEE también barajó que educación para la ciudadanía fuese alternativa a la clase de Religión, pero el Gobierno declinó esta posibilidad.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...