Los obispos orientan el voto hacia la derecha y condenan toda negociación futura con ETA

El episcopado señala que una sociedad justa no puede negociar con una organización terrorista Piden que no se vote a quienes defiendan el aborto o el matrimonio gay

La Iglesia Católica se ha adelantado a la apertura de la campaña electoral con una orientación moral voto hacia la derecha y una condena a la negociación con ETA por parte del Gobierno que surja de las urnas tras el 20-N.

En una dura nota, hecha pública tras la celebración de la comisión permanente, la Conferencia Episcopal Española (CEE) pide que no se vote a quienes defienden leyes, a su juicio inmorales e injustas, como las del aborto, el divorcio o el matrimonio gay y tengan en cuenga especialmente las opciones que tutelen la "vida desde la concepción hasta la muerte natural", el matrimonio tradicional y la búsqueda de "trabajo para todos".

"Cada uno deberá sopesar, en conciencia, a quien debe votar para obtener en conjunto el mayor bien posible en este momento", apuntan en un claro guiño al PP, ya que también recuerda "la grave crisis económica actual", que reclama política sociales y econonómica responsables.

También piden los prelados, en línea con los postulados del partido que lidera Mariano Rajoy, un sistema educativo que "evite imposiciones ideológicas" y que permita la presencia de la religión y moral católicas "en la escuela estatal, como asignatura fundamental opcional es un modo de asegurar los derechos de la sociedad y de los padres que exige hoy una regulación más adecuada para que esos derechos sean efectivamente tutelados".

Nada con los terroristas

El portavoz de la Conferencia Episcopal Española, Juan Antonio Martínez Camino, ha insitido en que " ni explícita ni implícitamente" se puede reconocer a una organización terrorista como representante político en una sociedad que quiere ser libre y justa. "No pueden represntara a ningún sector de la población. El terrorismo -ha recalcado- es una práctica intrínsecamente perversa, del todo incompatible con una visión justa y razonable de la vida".

No obstante, los obispos españoles se alegran de la "declaración de intenciones" de la banda terrorista. "Ojalá que la declaración de ayer sobre el cese de la violencia terrorista se avale como un paso significativo en la desaparición de la organización terrorista", deseó Martínez Camino.

Nacionalismos pero moderados

En su clara orientación del voto hacia el PP, la nota de la CEE reconoce legitimidad moral a los nacionalismos con la condición de que sea por métodos pacíficos y deseen una configuración de la unidad del estado español. "También es necesario -advierten- tutelar el bien común de la nación en sus conjunto, evitando riesgos de manipulación de la verdad histórica y de la opinión pública por causa de pretencisiones separatistas o ideológicas de cualquier tipo".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...