Los obispos insisten contra la muerte digna: «No se puede dejar el final de la vida en manos de poderes anónimos»

Martínez Camino denuncia que la ley parte del error de la filosofía del «mi vida es mía» y esto no es así

COMENTARIO: Quieren imponer una vez más su creencia de que la vida es cosa de dios, y no es parte de cada persona, que puede decidir sobre lo que le pertenece. Nadie les obliga a ellos a tomar ninguna decisión sobre su vida, sobre el final de su vida, sus sufrimientos, su agonía,… pero ellos si nos quieren imponer que nuestra muerte tenga que ser dolorosa, agónica, con sufrimiento… como hacía la vnerada Teresa de Calcuta con sus enfermos en los hospitales de Calcuta, que su sufrimiento lo ofrecieran a dios, ya que Jesucristo sufrió mucho por nosotros. Y mientras especulaba con las conaciones para medicamentos que recibía para aliviar el dolor de aquellas personas.

Pues si esto no es suficiente, el gobierno de turno, ahora el PSOE, como buenos cristianos, ¡ para que luego digan y los llamen laicistas!, les concede millones de euros para que venga su jefe a decir ante el mundo cuán perversos son los gobernantes de este país.


Una vez atada la colaboración gubernamental y de otras administraciones públicas en la inminente visita del Papa a Madrid, la Conferencia Episcopal han vuelto a retomar el discurso de confrontación frente al Ejecutivo, este vez por el proyecto de ley de muerte digna. El secretario y portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, que ya expuso la oposición episcopal en rueda de prensa esta semana, ha retomado el asunto desde la COPE este jueves para insistir en que se trata de un proyecto que "abre la puerta a conductas eutanásicas" e incluso advertir de que "manos de poderes anónimos" podrían controlar el final de la vida.

En términos muy duros, Martínez Camino comparó este lunes el proyecto de ley de muerte digna con la “eutanasia” y aseguró que provocaría “homicidios”, llamando incluso a la desobediencia de la misma y cuestionando los poderes de los que manaban esas leyes.

“La vida es un bien indisponible”
El portavoz episcopal se ha vuelto a extender sobre el mismo tema, esta vez en la COPE, para mostrarse algo más conciliador hablando de la “buena intención del legislador” pero apuntando que “parte de unos presupuestos que son poco aptos para obtener buenos resultados”. Para él, el texto trata a la persona como propietaria de su vida, partiendo así de la conducta filosófica de “mi vida es mía”, cuando esto no es así y “la vida es un bien indisponible”.

“No hay que tener miedo al sufrimiento”
Martínez Camino ha insisitido en que “la ley abre la puerta a conductas eutanásicas” al no quedar claro algunos aspectos, pero que no se contempla como tal. Aunque reconoció que es lícito “evitar en lo posible el sufrimiento” en situaciones extremas, matizó que “tampoco es un bien intentar evitar el sufrimiento a toda costa, porque es a costa de otros valores más importantes”. “No hay que tener miedo al sufrimiento pero tampoco hay que buscarlo por sí mismo”, añadió.

Apunta a los “derechos” de los médicos
Otro elemento en el que incidió Martínez Camino es en el derecho de objeción de los médicos, diciendo que “si los pacientes tienen unos derechos, los médicos también”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...