Los obispos guardan silencio ante la reforma laicista que prevé realizar el Gobierno

La propuesta, aún sin concretar, fue realizada por De la Vega. La legislación en vigor sobre la materia procede de 1980.

Los choques entre el Gobierno y la Iglesia han sido una de las constantes durante la anterior legislatura. El motivo estuvo entonces en la aprobación de ciertas leyes que disgustaron a la jerarquía de la Iglesia católica en España, si bien se mantuvieron los acuerdos globales entre los que se incluye la financiación de la Iglesia y la educación concertada.

El disgusto en el Gobierno ante la actitud de los obispos es notorio. La respuesta del Ejecutivo se dirige a revisar un modelo que se considera que otorga demasiados privilegios a la Iglesia católica. En ese sentido puede interpretarse el anuncio de la vicepresidenta Fernández de la Vega de reformar la Ley Orgánica de Libertad Religiosa (PDF), aprobada en 1980. El objetivo, según De la Vega, es «adecuarla a las nuevas circunstancias y al pluralismo religioso» de «la España de hoy».

La Conferencia Episcopal ha rechazado por el momento realizar ningún tipo de valoración respecto al anuncio del Gobierno. La reunión de su nuevo Comité Ejecutivo ha ofrecido una única conclusión pública: la confirmación de su visita al Papa, un acto rutinario cuando se producen cambios en el Comité, el próximo 19 de mayo.

El debate religioso

La cuestión de la religión y su presencia en la realidad jurídica de un estado aconfesional como el español siempre ha generado polémica. Tres expertos analizan algunas de las claves:

Enrique Miret. Teólogo seglar

¿Cuál es el papel de la religión en la sociedad española actual? Es difícil. Con la emigración surgen nuevas maneras del pensar religioso y no estamos acostumbrados. La realidad es distinta, pero nos acoplamos a ella y lo hacmos con respeto.

¿Qué modelo de relación con el Estado sería el adecuado? Una enseñanza, desde niños, de respeto y conviviencia. Lo fundamental en la escuela pública debe ser aprender a convivir y cooperar en todo lo que es positivo.

¿Qué cuestiones conretas habría que abordar? Amoldar la Constitución a esa educación cooperadora y no excluyente, como hace años lo hicieron los franceses con el apoyo de los obispos. Que la moral que se enseñe fuese una moral de principios básicos de convivencia y cooperación, respetando las costumbres pero sin perjuicio para la mayoría, como con el caso del aborto o la unión de los gays.

¿Cree que España está preparada para dar el paso hacia la laicidad? Debe estar preparada para ser una sociedad con una organización laica. Que la religión se aprenda y desarrolle por su atractivo natural y no por ninguna imposición. Que la Ley de Libertad Religiosa tenga en cuenta esas realidades.

Yusuf Fernández. Secretario de la Fed. Musulmana de España

¿Cuál es el papel de la religión en la sociedad española actual? Es relevante, aunque con menos fuerza que en el pasado. Es importante sobre todo en dos puntos:_la vida social (los oficios religiosos) y la formación de pensamiento (en su vertiente ética).

¿Qué modelo de relación con el Estado sería el adecuado? El que recoge la Constitución, que tiene un perfil muy avanzado en las relaciones de las confesiones y el Estado. Recoge el principio de libertad religiosa y el de cooperación entre el Estado y las confesiones. Es modélico.

¿Qué cuestiones conretas habría que abordar? El desarrollo de la Ley y los acuerdos de 1992:_profesores musulmanes para impartir religión; capellanes islámicos en el ejército, los hospitales y las cárceles; el ejercicio de culto, puesto que en ocasiones hay problemas para abrir mezquitas; etcétera.

¿Cree que España está preparada para dar el paso hacia la laicidad? Copiar el modelo francés es negativo. España debe de caminar hacia una situación como la que define la consitución. El debate sobre terminología no es positivo. Cualquier reforma tiene defender la libertad religiosa.

 Dcho. Eclesiástico U. Complutense Madrid

¿Cuál es el papel de la religión en la sociedad española actual? Es percibida como algo positivo desde el Estado, lo que justifica su cooperación con las confesiones. La Constitución establece que los poderes públicos deben tener en cuenta el hecho religioso y cooperar con las diferentes confesiones.

¿Qué modelo de relación con el Estado sería el adecuado? La neutralidad religiosa o aconfesionalidad. El Estado se declara al margen de la religión, precisamente para favorecer el ejercicio de todas las confesiones en condiciones de igualdad.

¿Qué cuestiones conretas habría que abordar? La aplicación de la Ley del 80:_concretar qué se entiende por notorio arraigo y cuáles son los requisitos para inscribir una confesión. La cuestión de los símbolos habría que dejarla a los juzgados y a la jurisprudencia.

¿Cree que España está preparada para dar el paso hacia la laicidad? España es laica, porque el Estado no se identifica con religión alguna. Nuestro Consitucional ha hablado de laicidad positiva: el Estado no ha de ser hostil. Ni siquiera indiferente.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...