Los obispos franceses defienden el uso del velo islámico en la escuela pública

La Conferencia episcopal francesa manifiesta su desacuerdo con el Gobierno de Chirac, que desea aprobar una ley que prohíba algunas manifestaciones religiosas

La Conferencia episcopal francesa teme que los proyectos legislativos del gobierno de Jacques Chirac, concebidos para frenar el uso del velo islámico en las escuelas públicas, precipiten «una regresión de la libertad religiosa». Los obispos franceses hacen un llamamiento a favor de la «cohabitación pacífica entre las distintas familias espirituales y religiosas de nuestra sociedad».

Reunidos en Lourdes, para abordar los grandes temas sociales y culturales de nuestro tiempo, los obispos de Francia han tomado partido contra los políticos de izquierda y derecha, en el gobierno y la oposición, que desean aprobar con urgencia una nueva Ley que prohíba en las escuelas el uso del velo islámico a las niñas y adolescentes de familias musulmanas que desean exteriorizar de esa manera sus convicciones religiosas.

Posibilidad de una nueva ley

Jacques Chirac, jefe del Estado, François Hollande, secretario general del PS, y casi la totalidad de los grandes líderes políticos nacionales, han tomado posición contra las familias musulmanas que desean que sus hijas lleven el velo islámico cuando van a la escuela pública. El presidente de la República incluso ha sugerido que pudiera imponerse una nueva Ley prohibiendo en las escuelas públicas tal manifestación de ideas religiosas.

Ante tales proyectos, los máximos responsables de la Conferencia episcopal afirman temer una «regresión de la libertad religiosa», amenazada, a su modo de ver, por unos proyectos legislativos que pudieran prohibir en las escuelas determinadas manifestaciones particulares de carácter religioso.

Monseñor Jean-Pierre Ricard, presidente de la Conferencia episcopal, declaró ayer en Lourdes: «La vigilancia del Estado no debe conducir a la desconfianza. Bien al contrario: la vigilancia del Estado debe respetar a las distintas familias espirituales y religiosas presentes en nuestra sociedad. Cada una de esas familias religiosas aporta su propia contribución a la manera de vivir de los franceses. El Estado es laico; pero la sociedad civil no lo es».

En su asamblea anual, los obispos galos se han manifestado mayoritariamente por el diálogo respetuoso con el islam y el judaísmo, dando mayores responsabilidades al Comité episcopal de relaciones interreligiosas, donde se ha creado un Servicio de relaciones con el islam.

Traduciendo una opinión generalizada en la Conferencia episcopal, monseñor Joseph Doré, obispo de Estrasburgo, declaró ayer: «¿Debe retirársenos aquello que se nos concedió en otro tiempo con el pretexto de que habría que hacer las mismas concesiones al islam?» Con esa pregunta, apenas elíptica, monseñor Doré aboga por el respeto a las creencias de las familias musulmanas. Mucho más explícito, monseñor Ricard, resume una opinión general declarando: «Una Ley que prohibiese los signos religiosos en la escuela corre el riesgo de ser una regresión contra la libertad religiosa».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...