Los obispos excomulgarán a quien aborte

Los obispos todavía tienen fe, con el retrovisor puesto en los frenazos a nuevas regulaciones desde 1985, en que el anteproyecto de ley del aborto no se apruebe. Para reforzar esa fe, la Conferencia Episcopal Española (CEE) tocó ayer a rebato con un documento en el que pide a los diputados católicos que voten contra una reforma que califican de «fuente envenenada de inmoralidad e injusticia». El secretario general, Juan Antonio Martínez Camino, llamó también a los médicos a la desobediencia y amenazó con la «excomunión automática» a quienes participen en un aborto.
Martínez Camino no precisó el alcance de esta pena fijada por el derecho canónico en el siglo IV, pero dejó claro que incurren en ella las mujeres, los profesionales presentes en la intervención y puede que los maridos y familiares que están de acuerdo, empujan o consienten el aborto. «Ante una ley que llama derecho a la violación del derecho fundamental a al vida es legítima la objeción de conciencia. Ningún católico coherente con su fe podrá aprobarla ni darle su voto», abundó el portavoz.
La CEE también arremetió contra el Gobierno por imponer una moral sexual «basada en el abortismo y en la ideología de género», porque esto contribuirá «a la desnucación [sic] de la juventud y a ampliar la presencia del drama del aborto».

ABISMO MORAL / A su juicio, el anteproyecto de ley que permite a las menores de 16 años abortar sin consentimiento paterno abocará a las adolescentes españolas al abismo moral.
El ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco, que repetidas veces se ha declarado católico, acusó a los obispos de hipocresía. «Esta ley solo se diferencia de la que regía con el Gobierno del PP, y ellos callaban, en que ofrece más garantía s a las mujeres y a los profesionales sanitarios». «Los obispos no saben, como siempre, cuál es su lugar», sintetizó la vicepresidenta económica y exministra de Sanidad, Elena Salgado .

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...