Los obispos españoles afirman que las noticias de vejaciones «se distorsionan»

La Iglesia española también salió ayer en defensa del Papa y denunció los ataques contra el Pontífice por los casos de pederastia. El cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, afirmó que hay una tendencia «a distorsionar los hechos» en relación con los abusos, y aseguró que Benedicto XVI «jamás ha prohibido denunciar a los curas pederastas, sino todo lo contrario». Sistach admitió la «gravedad» de lo ocurrido, pero destacó que las denuncias suponen un porcentaje «muy reducido».
33 El cardenal Carlos Amigo, arzobispo emérito de Sevilla, también insistió en la falta de ecuanimidad. «No es justo utilizar los tropiezos, quizás culpables, de los cristianos para emplearlos como trofeos en una batalla contra la credibilidad de la Iglesia», afirmó. Amigo dijo que hay que erradicar los casos de pederastia a través de la acción de la Justicia y también mediante acciones pedagógicas, espirituales y formativas que impidan que los abusos vuelvan a repetirse.
33 El arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio, denunció «el fuerte temporal antieclesial y anticlerical» que, en su opinión, se está generando a consecuencia de los escándalos de pederastia, y afirmó que el Papa hace «un diagnóstico preciso» de la realidad y «ofrece el tratamiento adecuado para la purificación y renovación de los hijos de la Iglesia».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...