Los obispos dicen que el Parlamento pone en peligro la libertad religiosa

Exigen que las instituciones del Estado se abstengan de intervenir en el libre desarrollo de las instituciones religiosa

A los obispos no les ha sentado nada bien que el Congreso haya votado esta mañana una posible reprobación al Papa por defender, el 17 de marzo, que el uso del condón contribuye a fomentar el Sida en África.

No importa que la propuesta, presentada por IU-ICV, haya recibido un soberano rechazo de la Cámara: sólo ha contado con el voto afirmativo del ponente, Joan Herrera, la abstención del PSOE y el voto negativo de PP, PNV y CiU.

El Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española (CEE) ha salido al paso de la 'interferencia' del Congreso al asegurar en un comunicado que, acciones de este tipo,  pone en peligro el principio de la libertad religiosa.

Bajo el título de La fallida reprobación del Papa por una Comisión parlamentaria , los obispos lamentan "profundamente" en su comunicado que se admitiese a trámite la iniciativa y que se haya votado hoy "una reprobación de las palabras y de la actuación" de Benedicto XVI.

Tras afirmar que El Parlamento, como institución fundamental que ejercita tal función en el Estado de derecho, "merece el máximo respeto de todos", la CEE afirma que con acciones como la de hoy "el Parlamento pone en peligro el principio de la libertad religiosa".

Estado e Iglesia, diferentes

Los obispos añaden que "la justa distinción entre Estado y sociedad y, más en concreto, entre Estado e Iglesia y entre el orden político y el orden moral, exige que las instituciones del Estado se abstengan de intervenir en el libre desarrollo de las instituciones religiosas, y en nuestro caso, de la Iglesia Católica, mientras no esté probado que atenten contra el orden público".

Para la Conferencia Episcopal "tratar de interferir por medio de reprobaciones políticas parlamentarias en la guía moral que el Papa ejerce en la Iglesia mediante su Magisterio ordinario, contradice seriamente el principio de no intervención y lesiona el derecho de libertad religiosa".

Y ha recordado que la Iglesia Católica, "al exponer la doctrina moral que se deriva del Evangelio, contribuye a la formación de las personas como verdaderos sujetos responsables y como ciudadanos capaces de colaborar en la consecución del bien común".

El comunicado reitera que "el Magisterio de la Iglesia propone a los católicos y a todos los hombres unos principios de vida que no quiere ni puede imponer a nadie, pero que no dejará de anunciar con toda libertad de acuerdo con la misión recibida".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...