Los obispos de Aragón piden al TSJA que suspenda el nuevo horario de clases de religión

Los seis Obispados de Aragón han presentado hoy un recurso en el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA), en el que piden que se suspenda de forma cautelar la ejecución del nuevo horario de las clases de religión en Primaria establecido por el departamento de Educación para los centros públicos.

En el recurso, al que ha tenido acceso hoy EFE, los obispos reclaman una medida cautelarísima, en virtud de la cual, mientras se tramita este recurso, se mantenga en cada uno de los cursos de Primaria un horario semanal mínimo de 90 minutos y no los 45 fijados por la consejería de educación.

El nuevo horario se recoge en la orden suscrita el pasado 12 de agosto por la consejera de Educación del Gobierno de Aragón, Mayte Pérez, por el que se modifica el tiempo de clase de religión establecido en una orden anterior, del 16 de junio de 2014, con la LOMCE vigente y cuando estaba al frente del ejecutivo autonómico el PP.

Los obispos consideran que al establecer 45 minutos semanales de clase se quiebran los acuerdos entre el Estado español y la Santa Sede de 1979 sobre la enseñanza «equiparable» de la religión a las materias fundamentales y supone «un evidente perjuicio tanto a los padres como a los alumnos», se indica en el recurso.

Reclaman la suspensión con «efectos inmediatos», ya que desde hoy se comienzan las actividades docentes -el curso comienza el 8 de septiembre- y el proceso de contratación de los profesores afectados, que podrían ver reducida o extinguida en algunos casos su jornada de trabajo.

«La carga horaria fijada para la asignatura de religión no se realiza en condiciones equiparables a la las demás asignaturas fundamentales» y llega a ser una cuarta parte inferior al tiempo de Educación Física, sostienen en el recurso.

El recurso recoge el dictamen hecho público este año por el Consejo Consultivo de Aragón en el que se informa de forma desfavorable la orden de la consejería, al considerar que obedece a «la plasmación de una directriz política», e incurrir, según los recurrentes, en una «desviación de poder».

Finalmente, demandan que se mantenga «la situación jurídica preexistente» y remarcan que la orden vulnera derechos fundamentales como la libertad religiosa y el derecho de los padres para que sus hijos reciban formación religiosa y moral.

En el recurso, se destaca que en el curso 2015-2016 eligieron religión 34.571 alumnos aragoneses y que son 252 los profesores que imparten esta materia en los centros públicos de toda la comunidad.

Por su parte, el delegado de Comunicación del Arzobispado de Zaragoza, José Antonio Calvo, ha calificado de «atropello» la publicación en pleno mes de agosto de la nueva orden de la Consejería, ya que es inhábil jurídicamente, y ha confiado en que el Alto Tribunal resuelva el recurso cuanto antes.

También ha presentado ante el TSJA un recurso contra el nuevo horario en Primaria la Asociación Profesional de Profesores de Religión en Centros Públicos (APPRECE), al considerar que se inculca un derecho fundamental de los padres y en defensa de la enseñanza de la religión, que, ha recordado, es voluntaria.

José María Guardia, portavoz de la asociación, ha dicho a Efe que «no hay motivo para crear este conflicto», a la vez que ha acusado a la administración educativa aragonesa de actuar «ideológicamente» y de querer «minimizar la enseñanza de la religión».

En su opinión, no hay motivos pedagógicos, ni jurídicos para establecer los nuevos horarios que además, ha enfatizado, «violenta» el marco jurídico y no tiene en cuenta el impacto social que pueda tener en la contratación de los profesores.

La Apprece, que ha impulsado recursos similares en otras comunidades autónomas, ya recurrió en Aragón los horarios de religión en Secundaria y Bachiller.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...