Los obispos dan marcha atrás en las acusaciones del prelado de Alcalá contra los gais

«Las relaciones homosexuales son desordenadas y pecado, como el adulterio, pero la Iglesia no condena a nadie», dice portavoz

Pecan como los adúlteros y sus relaciones son "objetivamente desordenadas". Pero "solo Dios sabe si van al infierno, la Iglesia no condena a nadie", y los médicos y psiquiatras si son unos enfermos. La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha dado marcha atrás con palabras de su portavoz, Juan Antonio Martínez Camino, sobre la polémica homilia el pasado Viernes Santo del titular de la diocesis de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plá.

En su sermón durante una misa retransmitida por TVE, el prelado vinculó la homosexualidad con la prostitución al afirmar que los hombres que influidos por "tantas ideologías que acaban por no orientar bien lo que es la sexualidad humana" sienten "atracción hacia las personas de su mismo sexo", "a veces para comprobarlo se corrompen y se prostituyen o van a clubes de hombres nocturnos. "Os aseguro que encuentran el infierno", sentenció Reig, tras apuntar "algunos" gais han sido víctimas de abusos por "sus propias familias".

Polémica injusta y ficticia

No obstante, Martínez Camino aprovechó la comparecencia tras la clausura de la asambles plenaria a la que han asistido 75 obispos españoles, para denunciar que las acusaciones contra Reig obedecen a una campaña promovida por intereses políticos. A continuación ha mostrado su apoyo al obispo de Alcalá. "Lo he visto bien, animoso y con muy buen carácter", ha contado el portavoz episcopal y ha pasado al ataque contra los medios de comunicación.

"La polémica ha sido injusta, ficticia, infundamentada, y promovida por intereses políticos. Es lamentable que se origine sobre el derecho fundamental de expresión de un obispo en el ejercicio de su ministerio", ha abundando el portavoz episcopal. "La Iglesia católica no condena a nadie, no juzga nunca de la conciencia de las personas, lo único que hace es canonizar a sus santos", ha proclamado

Niños robados

Preguntado sobre las acusaciones contra sor María, la monja presuntamente implicada en casos de niños robados, Camino ha eludido la respuesta, pero ha aprovechado para arremeter contra supuestos ataques a la congregación de las Hijas de la Caridad, a la que pertenece la religiosa.

"Es una institución benemérita. Son las que están en los comedores sociales, las que están en los pisos y centros de acogida de niños abandonados por sus padres, en muchísimos lugares sin horarios de trabajo y sin sueldos. Todo esto lo conoce la sociedad y aprecia a las Hijas de la Caridad. Han recibido el premio Príncipe de Asturias hace algunos años. Es poco noble pretender extender una sombra de sospecha sobre ellas. En esta congregación puede haber y hay pecadores, y delincuentes. Y si lo hay en algún lugar, sea cual fuere, la Iglesia no va a oponer resistencia a que se aclaren, en justicia, las cosas. Pero conviene poner esta premisa", ha dicho.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...