Los obispos consideran la futura ley del aborto ‘una fuente envenenada de inmoralidad e injusticia’

La Conferencia Episcopal denuncia que el el anteproyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo pretende calificar el aborto provocado como un "derecho" que habría de ser protegido por el Estado, lo que es una "fuente envenenada de inmoralidad e injusticia que vicia todo el texto".

"Decidir abortar es quitar la vida a un hijo ya concebido y eso sobrepasa con mucho las posibles decisiones sobre el propio cuerpo, sobre la salud de la madre o sobre la elección de la maternidad", según afirma una declaración hecha pública hoy por la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal.

Piden votar en contra
Así, los obispos subrayan que "ningún católico coherente con su fe" podrá aprobar ni votar a favor de este anteproyecto, que supone un "serio retroceso" sobre la actual legislación despenalizadora, ya de por sí "injusta".

Matizan que sus reflexiones se dirigen "a todos" y piensan que podrían ser aceptadas también por muchos que no comparten la fe católica, pues giran en torno, argumentan, "al derecho de la vida de todo ser humano inocente, un patrimonio común de la razón humana".

El documento episcopal que analiza el anteproyecto legislativo asegura que eliminar una vida "no es nunca un asunto meramente privado".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...