Los obispos aspiran a beatificar a 10.000 mártires de la República

El próximo día 28, en la plaza de San Pedro, serán beatificados 498 mártires de la República y la Guerra Civil española.

Nunca se había celebrado una beatificación tan numerosa. Pero ya hay iniciadas otras 2.000 causas, y la cifra puede ascender a 10.000. El portavoz de la Conferencia Episcopal Española dijo ayer en Roma que ya había sido confirmada la presencia de 20.000 peregrinos españoles en la ceremonia.

"La persecución religiosa [en tiempos de la República] fue la mayor conocida en la historia de España, y quizá en toda la historia de la Iglesia católica. La ola revolucionaria pudo estimarse ciega, arrolladora e incontrolada en los primeros momentos. La sistemática destrucción de templos, altares y objetos de culto ya no es obra incontrolada. Mas la participación de organismos oficiales deja de tener explicación posible, para situar al Gobierno de la República ante el dilema de su complicidad o de su impotencia", dijo monseñor Vicente Cárcel Ortí durante un acto celebrado en el Instituto Agustiniano, junto al Vaticano, para presentar la ceremonia que se desarrollará dentro de dos semanas.

"La plaza de San Pedro no aparecerá vacía. La ceremonia y la fiesta serán grandes, porque grande es la página de la historia de la Iglesia en España que en ellas se refleja", declaró el portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino. El portavoz aseguró que la beatificación de los 498 mártires, todos asesinados tras la proclamación de la República y, ya iniciada la guerra, en territorio republicano, no respondía a "ninguna megalomanía" ni aspiraba en absoluto a constituir una respuesta a la ley de Memoria Histórica impulsada por el Gobierno.

"Todos estos procesos de beatificación desembocan ahora tras un proceso iniciado hace 20 años, cuando fueron beatificadas tres religiosas de Guadalajara", dijo.

Martínez Camino enmarcó la persecución religiosa en tiempos de la República, "con sus características propias", dentro de un amplio fenómeno internacional. "No fue un caso aislado ni original de España, se inscribe en la gran persecución sufrida por los cristianos de todas las confesiones en el siglo XX en el mundo y, en particular, en Europa", manifestó.

El portavoz señaló que la presentación en Roma se dirigía a "ayudar a la opinión pública italiana a conocer una página luminosa, y a veces no muy bien comprendida, en la historia de la iglesia española".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...