Los obispos adaptarán los ritos a las prevenciones del contagio

La Iglesia recomendará dar la paz a distancia en lugar de con un beso o un apretón de manos

Darse la paz, santiguarse con agua bendita, comulgar en la boca o con vino, tocar reliquias La nueva gripe ha llegado a la Iglesia, algunos de cuyos ritos pueden llegar a ser fuente de contagio de la pandemia, tal y como ha advertido el Ministerio de Sanidad. Y la Conferencia Episcopal va a ponerse manos a la obra.

Según ha podido saber Público, varios obispos ya se han dirigido a la Casa de la Iglesia pidiendo un comunicado que indique las medidas básicas de higiene y prevención comunes para parroquias, monasterios, basílicas, hermandades y santuarios. El "decálogo" verá la luz en septiembre, una vez que se reúna el Comité Ejecutivo del Episcopado. Extraoficialmente, varios obispos ya han mantenido contactos con las autoridades sanitarias de sus comunidades autónomas, e incluso el Episcopado ha recabado información del Ministerio de Sanidad.

Sin besos ni agua bendita

Entre las normas que publicarán los obispos, se incluyen el vaciado de las pilas del agua bendita algo que no agrada al Episcopado o la prohibición de besar reliquias. En cuanto al rito de la paz, los obispos recomendarán cambiar el beso, el abrazo o el apretón de manos por un saludo o una inclinación de cabeza.

Causará revuelo la recomendación de no celebrar grandes concentraciones al aire libre

El "decálogo" episcopal también se referirá al rito de la comunión, y hará una serie de recomendaciones a los párrocos para que extremen su higiene personal y las condiciones de salubridad de los templos.

Otro aspecto, más delicado, es el de las hermandades y cofradías, que conservan la tradición del besamanos a las imágenes. Aquí, cada obispo se reunirá con sus responsables para instarles a suprimir, por el momento, dichos ritos.

También causará revuelo la recomendación de no celebrar grandes concentraciones al aire libre. De ser así, estas Navidades no podría celebrarse el acto pro-familia organizado por Rouco en Colón.

Sólo dos obispos se han manifestado sobre el modo de actuar de la Iglesia 

Hasta la fecha, sólo dos obispos se han manifestado sobre el modo de actuar de la Iglesia ante la nueva gripe. El primero fue el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, cuya diócesis fue pionera en vaciar las pilas bautismales y aconsejar que no se besase la medalla de la Virgen del Sagrario.

Por su parte, el cardenal de Sevilla, Carlos Amigo, apeló este fin de semana a "la prudencia y la responsabilidad" de todos en lo tocante a los riesgos de contagio. "Vamos a estar muy atentos a lo que digan las autoridades sanitarias", agregó, quien pidió "no crear alarmas". Amigo sí indicó cómo "para darse la paz en la misa, se puede hacer mediante una inclinación de cabeza o cualquier otro gesto que cada cual considere oportuno".

Turismo y precaución

Algunas diócesis, especialmente en Levante, Murcia y Andalucía, ya han comenzado a tomar medidas. También la catedral de Santiago de Compostela, cuyo deán, José María Díaz, ha recomendado a los fieles que supriman el abrazo al Apóstol, siguiendo las recomendaciones de la Consellería. Pese a todo, el deán admite que toda preocupación es limitada, pues "es como tratar de poner vallas al campo".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...