Los obispos acusan al Gobierno de querer «desinflar lo católico»

La Conferencia Episcopal Española (CEE) continúa con su escalada de crispación contra el Gobierno y por medio de su secretario de Medios de Comunicación Social, José María Gil Tamayo, ha acusado al Ejecutivo de ejecutar un “plan de diseño social” para “desinflar lo católico" y cuyo fin último sería crear “una nueva sociedad (…) débil e inoperante como sociedad civil”. Ante este clima beligerante también surgen voces discrepantes como las de las diócesis vascas, que califican a tres de los integrantes del núcleo duro de la CEE, Rouco Varela, Cañizares y Martínez Camino, como los obispos del PP.

El secretario de la Comisión de Medios de Comunicación de la CEE, José María Gil Tamayo, denuncia que “lo que está ocurriendo en España de mano del Ejecutivo socialista y sus socios” es “un ejercicio de ingeniería o diseño social y político, en definitiva cultural” con vistas a crear “una nueva sociedad” que sea “débil e inoperante como sociedad civil”.

Persecución a la Iglesia
El alegato de Gil Tamayo apareció en la revista Ecclesia y ha sido recogido por Libertad Digital, el digital de Federico Jiménez Losantos. La teoría de Tamayo consiste en denunciar que “lo que se quiere es desinflar lo católico hasta un cuarto de presión, o sea pincharlo para que no estorbe ni circule”.

Presiones homosexuales e islámicas
La persecución a la Iglesia sería una parte más del complejo plan socialista para crear un modelo donde todo “sea tan plural y variado que no se reconozca ninguna seña de identidad arraigada y compartida”. Entre los agravios que prueban esta teoría, Gil Tamayo señala las leyes “al dictado de influyentes lobbys homosexuales, de ideología de género, libertarios y radicales, sin olvidarnos de la añeja corriente laicista, con el correspondiente y hegemónico acompañamiento mediático afín, así como con el manual de adoctrinamiento en curso en la llamada Educación para la ciudadanía”.

Gil Tamayo también se siente acosado por “otras confesiones religiosas que van ocupando un puesto destacado en España como sobre todo el Islam, que goza (…) de todo el apoyo directo e indirecto del buró e intelectualidad oficial”.

“Los obispos del PP”
La actitud radicalizada de buena parte de la cúpula de la CEE está encontrando la oposición de algunos sectores, al menos en lo que se refiere a aspectos concretos como el proceso de paz. Tal como recoge el semanario El Siglo, ante la postura representada por el número dos de la CEE, Antonio Cañizares condenando el diálogo con ETA, en las diócesis vascas han condenado la violencia pero llamando a la “distensión” de todas las partes para alcanzar la paz. El obispo de Bilbao y presidente de la CEE, Ricardo Blázquez, mantiene la convocatoria por la paz del próximo tres de febrero en Vizcaya.

Como informan también desde El Siglo, la reciente mención de la unidad de España como bien moral en un documento de la Conferencia Episcopal tampoco gustó a los sacerdotes vascos, que han bautizado a tres miembros de la jerarquía de la CEE como Antonio Rouco Varela, Antonio Cañizares y Antonio Martínez Camino como los obispos del PP. Cañizares también cuenta con otro apodo propio, Recaredo, el rey visigodo que se convirtió al catolicismo y combatió a francos, bizantinos y vascones.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...