Los obispos acuden a los tribunales para evitar que se reduzca el horario de religión en los centros educativos

Aragón no podrá reducir al 50% el horario de esta asignatura en Primaria como tenía previsto después de que el TSJ haya dado la razón a los prelados
Los obispos extremeños también han recurrido los decretos que recortan al mínimo las horas de la materia confesional en ESO y Bachillerato

Ni los obispos ni los profesores de religión parecen estar dispuestos a admitir la situación en que queda esta materia en las normas que regulan la distribución horaria para este curso en algunas comunidades. De ahí que recientemente hayan recurrido a los tribunales al menos en dos autonomías: Aragón yExtremadura. El curso pasado, sus recursos ante los tribunales lograron tumbar la pretensión de los Gobiernos de Baleares yAndalucía (ambos del PSOE) de que la religión no fuera de oferta obligada en Bachillerato.

Este curso, por el momento, los obispos y los docentes de la materia confesional ya han conseguido que en Aragón no se reduzca al 50% –de 90 minutos semanales a 45– el horario de religión católica en Primaria. El Gobierno aragonés (PSOE-Chunta) publicó el pasado 29 de julio una orden por la que modificaba el currículo de Primaria reducía la carga lectiva de esta asignatura respecto al curso anterior. La Administración regional considera «conveniente» minorar las enseñanzas confesionales en las escuelas.

Los obispos y los docentes de religión recurrieron esta orden ante el Tribunal Superior Justicia de Aragón (TSJA) al estimar quegenera un «perjuicio irreparable» para los alumnos que quieren cursar la materia confesional y también para los profesores que, al ver disminuida la carga lectiva, «deberán modificar sus contratos o incluso podrán derivar en despidos, dada la naturaleza de este tipo de contratación».

La Sección Primera de la Sala de lo Contencioso de dicho tribunalles dio la razón este miércoles argumentando que «no hay un motivo expuesto» en la norma que justifique que esta materia se quede como la de menor carga lectiva de todas las que se cursan en Primaria. Aunque la suspensión de la orden es cautelar y el TSJA no ha entrado al fondo del asunto, es muy improbable que aunque finalmente los jueces fallaran a favor de la Administración hubiera un cambio de horario con el curso ya iniciado.

Los prelados aragoneses no son los únicos que, este curso, han acudido a los tribunales para blindar la asignatura de religión católica en los centros educativos. El Arzobispado de Mérida-Badajoz y los obispados de Coria-Cáceres y Plasencia interpusieron un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura contra el decreto del Gobierno regional (PSOE) que limita al mínimo las clases de religión en 1º de ESO y Bachillerato –de dos horas semanales a una hora– y recupera la Educación para la Ciudadanía creada por el Ejecutivo de Zapatero. El TSJ extremeño todavía no se ha pronunciado al respecto.

La asignatura con la Lomce 

Con la reforma educativa aprobada por el exministro José Ignacio Wert la materia de religión ha pasado a estar en el bloque de las llamadas asignaturas específicas, cuyos horarios son fijados por las comunidades autónomas y no por el Ministerio de Educación, como sí se hace con las troncales. Eso ha provocado que algunas autonomías hayan llevado al mínimo sus horas en las diferentes etapas. De hecho, hay casos en los que se han llegado a reducir a la mitad, aseguran los obispos.

Además, en el caso del bachillerato la materia de religión se incluye en un grupo de 12 del que los alumnos tienen que elegir tres y su oferta se establece «en función de la regulación y de la programación que establezca cada Administración educativa y, en su caso, de la oferta de los centros docentes». Aparándose en lo que dice la ley hay comunidades, como Baleares, que han dado vía libre a los centros para que decidan si la ofrecen o no en esta etapa.

La realidad es que la primera institución en recortar el horario de la materia de religión fue el propio Ministerio en Ceuta y Melilla, los únicos territorios que son de su competencia. En ambas ciudades se estableció un mínimo obligatorio de 45 minutos en primaria.

Más recursos el año pasado 

Este curso, no obstante, no es el primero en el que la jerarquía católica ha recurrido a los tribunales para blindar la asignatura de religión en los centros educativos. Las provincias eclesiásticas de Sevilla y Granada, así como los obispados de Oviedo y Mallorca, presentaron sendos recursos ante los tribunales superiores de sus comunidades el curso pasado. En ese caso, con el objetivo de que la materia confesional fuera de oferta obligada en Bachillerato después de que los Gobiernos de Andalucía, Asturias y Baleares dieran vía libre a los institutos para que decidieran si la ofrecían o no en esta etapa educativa.

Finalmente, los tribunales dieron la razón a los prelados deAndalucía y Baleares. En Asturias, sin embargo, respaldaron la actuación del Principado. Entonces, tanto la Iglesia como los profesores de religión aludían a los Acuerdos de 1979 entre España y el Vaticano en los que se establece que hasta BUP –actuales 3º y 4º de ESO y primero de Bachillerato– se «incluirá la enseñanza de religión católica en todos los centros», aunque nunca como obligatoria, como argumento para justificar que la oferta debía ser obligatoria.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...