Los obispos abroncan al Congreso por votar la reprobación del Papa

Todos los grupos parlamentarios rechazan una iniciativa de IU-ICV para reprobar las palabras de Benedicto XVI sobre el uso del preservativo

El Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española (CEE) ha lamentado hoy que el Congreso de los Diputados haya sometido a votación una iniciativa para reprobar al Papa, y ha considerado que esta acción "pone en peligro el principio de libertad religiosa".

El grupo parlamentario de Izquierda Unida e Iniciativa per Catalunya Verds (IU-ICV) se ha quedado este jueves solo en el Congreso; ningún otro grupo parlamentario ha apoyado su propuesta de reprobar al Papa Benedicto XVI por las declaraciones en su viaje a África el pasado mes de marzo poniendo en duda la eficacia del uso del preservativo para contener el contagio de sida. Sólo el PSOE, finalmente, se ha abstenido.

La proposición no de ley, defendida por Joan Herrera (ICV) y debatida en la Comisión de Cooperación Internacional para el Desarrollo, pretendía que el Gobierno español protestara "por vía oficial y diplomática", a través del embajador español ante la Santa Sede, contra las palabras del Pontífice.

El texto de la iniciativa, que reproduce la declaración de condena que aprobó el Parlamento belga para criticar las "inaceptables" palabras del Papa, no ha conseguido el apoyo de los representantes del PSOE, PP, CiU y PNV.

En su visita a África, Benedicto XVI dijo que "no se puede resolver el flagelo [del sida] con la distribución de profilácticos: al contrario, el riesgo es que se pueda aumentar el problema".

Tras conocerse el resultado de la votación en el Congreso, la Conferencia Episcopal ha emitido un comunicado en el que señala que "la justa distinción entre Estado y sociedad y, más en concreto, entre Estado e Iglesia y entre el orden político y el orden moral, exige que las instituciones del Estado se abstengan de intervenir en el libre desarrollo de las instituciones religiosas, y en nuestro caso, de la Iglesia Católica, mientras no esté probado que atenten contra el orden público".

Según la Conferencia Episcopal, "tratar de interferir por medio de reprobaciones políticas parlamentarias en la guía moral que el Papa ejerce en la iglesia mediante su magisterio ordinario contradice seriamente el principio de no intervención y lesiona el derecho de libertad religiosa".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...