Los musulmanes que oraron en la Mezquita se enfrentan a 16 años

El fiscal los acusa de los delitos de desórdenes públicos, lesiones y atentado.

La Fiscalía de Córdoba ha solicitado penas que suman casi 16 años de prisión para los ocho musulmanes austriacos procesados por los incidentes ocurridos la pasada Semana Santa en la Mezquita-Catedral, cuando un grupo formado por más de un centenar de personas rezaron en su interior por el rito islámico. A todos los acusa de un delito de desórdenes públicos, a seis de ellos de lesiones y a uno de atentado a agente de la autoridad. Las penas individuales van de los dos años y seis meses al año y tres meses, dependiendo de la participación en los hechos.

Según el escrito de acusación del fiscal, los hechos ocurrieron sobre las 17.45 horas del 31 de marzo del 2010 (Miércoles Santo), cuando los acusados, en unión de un número aproximado de 110 personas, lideradas todas por uno de los procesados, entraron en la Mezquita-Catedral y, previamente concertadas entre ellas, directamente o por medio de unos walkie-talkies que llevaban, comenzaron el rezo por el rito musulmán en el interior del recinto "a sabiendas de la prohibición que les impedía llevarlo a cabo".

Esta actitud, según el fiscal, determinó que uno de los vigilantes de seguridad se acercara al grupo y les indicara que debían cesar en su rezo, pero no hicieron caso. Ante la insistencia del vigilante, el líder se levantó y le dio un puñetazo mientras otros seis de los acusados lo sujetaban, emprendiendo a continuación la huída. El agredido, tras zafarse del resto, lo persiguió y lo retuvo en el interior del monumento. En ese momento, uno de los encartados se abalanzó sobre el vigilante y esgrimiendo una navaja de unos diez centímetros de hoja, "le lanzó una cuchillada hacia el pecho" que el vigilante pudo esquivar, aunque le ocasionó un corte en la mano izquierda.

Mientras tanto, alertados el resto de vigilantes, consiguieron dispersar a la mayor parte del grupo, permaneciendo en el interior de la Mezquita-Catedral los que aparecían como cabecillas del mismo, que se habían quedado en el lugar para proteger al líder. Con esa intención trataron de acercarse a él y otro vigilante, al ver que su compañero podía encontrarse en peligro, acudió en su auxilio, resultando lesionado en la mano derecha al tratar de repeler la agresión de seis de los acusados.

Posteriormente, avisada ya la Policía Nacional de tales incidentes, varios agentes acudieron al lugar para restablecer el orden. Al pedir un policía a uno de los acusados que cortara su conversación por el teléfono móvil, el ahora procesado, que llevaba muletas debido a una lesión anterior, trató de golpear a dicho agente con una de ellas, no consiguiéndolo y cayendo al suelo. No obstante, comenzó a forcejear y lanzar patadas a los agentes, agrediendo así a uno de los policías.

SENTIMIENTOS RELIGIOSOS Aunque el juez apuntó en una primera resolución indicios de un delito contra los sentimientos religiosos, posteriormente lo descartó en el auto de transformación en procedimiento abreviado. A la hora de argumentar esta posición, señalaba que en la actuación del grupo no hubo "tanto una intención de menoscabar o vulnerar el sentimiento religioso de la religión católica como de intentar favorecer, por no decir claramente imponer, en un falso gesto de tolerancia, la posibilidad de realizar un rito conjunto" en la Mezquita-Catedral. El fiscal opta ahora, igualmente, por los desórdenes públicos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...