Los musulmanes piden «flexibilidad laboral» para poder cumplir con el mes del Ramadán

En Almería ya hay empresas que permiten compaginar el trabajo con la fe y cada vez son más

COMENTARIO: Como cada año el comienzo del Ramadán va ligado a reivindicaciones de modificaciones laborales por motivos religiosos. Un asunto que desde una concepción laicista nada habría que plantear, si no fuese porque hay confesiones religiosas que si consiguen imponer sus calendarios religiosos (patronos, semana santa, navidad,…) de forma privilegiada. Pero la solución no está en un multiplicar los calendarios laborales en función de las creencias religiosas, sino en mantener un calendario civil al margen de las religiones, y que cada persona asuma sus creencias o sus convicciones en su ámbito personal. Nada pasó cuando se suprimieron determinadas festividades católicas vigentes durante el franquismo. Tampoco pasaría nada si se aplicase un calendario civil, sin más. De hecho muchos musulmanes así lo hacen celebrando su Ramadán y manteniendo su actividad laboral igual que el resto del año.


Los trabajadores musulmanes que viven en Almería están consiguiendo poco a poco compresión para poder cumplir con el mes de Ramadán durante la jornada laboral. No obstante, piden "flexibilidad, no privilegios", según explicó el presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de España, Riay Tatary.

Desde ayer, y durante 30 días, cientos de musulmanes están llamados a cumplir los preceptos de Ramadán, entre ellos ayunar completamente durante las horas diurnas, lo que puede implicar problemas de salud para quienes trabajan al aire libre, especialmente en las horas de más calor.

Tatary pide que se permita a los fieles, que pueden comer antes del alba, comenzar a trabajar estos días a horas más tempranas, poco después del amanecer, para terminar antes y evitar los momentos de más calor y efectos como la deshidratación. "Hay empresas que colaboran muy bien en este sentido; otras no tanto, pero, cuando ven el resultado, se están contagiando poco a poco de estas prácticas en Almería, Navarra, La Rioja, Murcia", explica Tatary, al tiempo que señala que la familia entera suele reunirse para "romper" el ayuno cuando llega la noche y después se acude a la mezquita, donde se reza la oración propia de Ramadán tras las otras habituales.

También es el mes del Corán, pues las mezquitas y centros culturales de la provincia de Almería prestan dedicación especial a su lectura, aparte de las programaciones especiales de actividades y conferencias.

Tatary recuerda que este mes no es festivo para los mahometanos en el sentido de "pasarlo bien", sino de "rendir culto a la fe musulmana" y de cumplir preceptos como la solidaridad.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...