Los musulmanes de Granada piden una historia imparcial en las clases de Islam

Los representantes islámicos critican que no se haya contado con las mezquitas para la medida y esperan un relato sin «buenos y malos»

Granada es uno de los principales focos musulmanes de Andalucía. En la capital viven alrededor de 15.000 y se calcula que una décima parte son niños en edad escolar. El anuncio de la directora de Asuntos Religiosos, Mercedes Rico-Godoy, dará pie a que empiecen a recibir clases de Islam a partir de enero de 2005. Pero también habrá que revisar uno de los puntos más polémicos: la Historia en esa enseñanza.

   «Es conveniente que se haga un consenso entre todas las partes implicadas para retomar otra vez los aspectos históricos», explica el presidente del consejo de Mezquitas de Granada, Abdul Qader. Así, los representantes de la comunidad musulmana y las autoridades educativas en general serían los encargados de volver a mirar atrás y contar cómo sucedieron las cosas. «Y hay que hacerlo con sensatez, porque me da igual si Boabdil -el último emir del periodo andalusí- se ha equivocado o no; hay que reflejar la verdad, tratarlo con imparcialidad y sensatez«, prosigue Qader.

Nuevos textos
   Su preocupación es una constante entre los musulmanes en España. Los siete siglos de asentamiento han dado mucho de que hablar y sólo en los últimos años se ha puesto en tela de juicio, por poner un ejemplo, un término tan polémico como el de la 'Reconquista'. Qader aboga por empezar desde el principio: escribir y publicar nuevos textos históricos. «Hay más de un motivo para que tengamos libros de referencia», comenta. Hasta ahora, se ha contado con una versión «un poco fanática que no quiere llegar a la verdad; sólo quieren quedar bien ante su público y decir: nosotros somos los vencedores y los otros son los vencidos». Esta supuesta dicotomía que muestran los libros de texto descansa, desde el punto de vista del portavoz musulmán, en la «incultura» y, sobre todo, en una «carga horrible» de parcialidad.

   De momento, habrá que esperar a ver cómo transcurren los acontecimientos normativos, porque el nuevo plan del Gobierno tendrá que formalizarse el próximo día 18 con representantes del Ministerio de Educación. La enseñanza religiosa se remonta a 1992, cuando las entidades islámicas firmaron un acuerdo de cooperación con el Estado y más tarde, en 1996, se firmó un convenio para que hubiera profesores islámicos que pudieran dar clase.

Proyecto a prueba
   En Granada, por ejemplo, existe un proyecto piloto. El colegio Miguel Hernández imparte clases islámicas en su horario vespertino, aunque lo hace sin personal titulado.

   La cifra de interesados podría multiplicarse en Granada con la entrada en vigor del nuevo anuncio. No hay datos oficiales ya que numerosos menores y adultos residen sin la documentación pertinente. A pesar de esta importante variable, el presidente del consejo de Mezquitas, Abdul Qader, se mantiene cauto y estima que, en un principio, entre 500 y 1.000 personas estarían dispuestas a recibir la asignatura religiosa. Ahora bien, «hablar es fácil, hacerlo no tanto», remacha Qader

Tono político
  
Por otro lado, los representantes coinciden en criticar que el Ejecutivo no haya contactado con mezquitas y dirigentes musulmanes para llevarla a la práctica. El presidente de la Comunidad Islámica en España y de la Fundación Mezquita Mayor, Malik Ruiz, calificó el anuncio de «despropósito total», porque, dijo, el «Islam se debe enseñar de otra manera, pues no es una materia más ni una religión, sino una forma de vida».

   Por su parte, el imán de la Mezquita de At-Taqwa, Zacarías Maza, aplaudió la iniciativa y señaló que es necesario que los niños musulmanes reciban enseñanzas para que no se sientan «marginados» y «se sientan orgullosos de ser musulmanes». El imán criticó el hecho de que al asunto «se le esté poniendo un tono político». El presidente de la Mezquita de La Paz, Abdul Qader expresó su confianza en que no sea trate de «un petardo para eludir otras cosas».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...