Los medios de comunicación conservadores, nerviosos ante la inminente implantación de EpC

Los medios de comunicación conservadores siguen hablando de «rebelión cívica» frente a Educación para la Ciudadanía, cuando hasta el momento, tan solo han sido 14 las familias, todas ellas en Andalucía, que han decidido acudir a los tribunales

En seis comunidades autónomas y también en Castilla y León, gobernada por el Partido Popular, la asignatura empezará a ser impartida en apenas unas semanas, ya que las vacaciones escolares llegarán a su fin entre los días 8 y 15 de Septiembre, dependiendo de cada autonomía.

El concierto
Por otra parte, según informó la cadena COPE, la consejera de Educación de Aragón y miembro de la Ejecutiva federal del PSOE, Eva Almunia, lanzó un claro mensaje a los centros concertados que pudieran decidir en el futuro no impartir Educación para la Ciudadanía. Sí así lo decidieran, estos centros objetores perderían el concierto y por tanto, dejarían de percibir cualquier tipo de subvención estatal.

Absentistas
En estas declaraciones, Eva Almunia, también avisó de que a los padres que no acudan a esta asignatura “tan importante”, se les considerarán como absentistas y a raíz de su actuación, la Consejería de Educación actuará en consecuencia.

Nerviosismo
Ciertamente, ante el inminente comienzo del curso escolar y los pocos padres objetores que por el momento han decidido recurrir a la justicia, el nerviosismo de los sectores más conservadores es cada vez más visible y de este modo, no hay día en que algún medio de comunicación publicite la objeción de conciencia frente a EpC.

La Razón
De este modo, en su edición de ayer, La Razón publicaba una información en la que aseguraba que el consejero de Educación de Castilla-La Mancha apoyaba a los padres y estaba contra la Ciudadanía, cuando el consejero tan solo reconoció el derecho de los padres objetores y de cualquier persona, de acudir a los tribunales  si «alguien piensa que está en lo cierto”.

Padres objetores
La Razón también recogió las palabras de dos padres objetores de conciencia, (o absentistas, según se mire) que presentaron un recurso contra Educación para la Ciudadanía. Pilar Castañón y Antonio Cañones afirmaron sentirse “atacados” porque “como católicos nos ponen pegas en la asignatura de religión y luego quieren adoctrinarnos y encima nos llaman homófobos”.

Hacer bolillos
Asimismo, Castañón y Cañones, indicaron que sus hijos “han dado el visto bueno” a su decisión de convertirse en objetores de conciencia. De esta manera se demuestra que sus hijos de 6, 8,11 y 14 respectivamente, al igual que todos los niños de su edad, prefieren estar jugando en el patio del colegio, que estar en el aula estudiando matemáticas, conocimiento del medio, o Educación para la Ciudadanía.

De manifestación
Mientras tanto, Jaime Urcelay, presidente de Profesionales por la Ética, plataforma promotora de la objeción contra Educación para la Ciudadanía, ya avisó a principios de esta semana, que si el Gobierno no retira inmediatamente esta asignatura, podrían decidir manifestarse a lo largo del próximo otoño. Previsiblemente, Urcelay intentará que acudan a esta hipotética manifestación alguien más de los tan solo 13.000 padres que supuestamente, han decidido convertirse por el momento en objetores de conciencia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...