Los laicos quieren acabar con el «excesivo poder» de la Iglesia en España

El movimiento laico cobra fuerza en España. La primera ofensiva pretende recortar la financiación de la Iglesia, como se ha visto en los debates de los últimos días en el Congreso de los Diputados. Una segunda campaña intenta restarles poder en la enseñanza, como prueba la polémica surgida por la asignatura de religión y la LOE.
 

IU no ha conseguido acabar con los privilegios financieros de la Iglesia católica en España. Pero en los debates de la semana pasada en el Congreso de los Diputados sembró la discordia. Joan Herrera, en nombre de IV, sostuvo durante su intervención en el Parlamento, que un Estado aconfesional como el que define la Constitución, no concede "privilegios para confesión religiosa alguna".

La Iglesia, dijo Herrera, "no gasta sus recursos en propagar el Evangelio", sino que los destina también "para las ondas del odio, las ondas del rencor". Opinión que comparten cada vez más ciudadanos.

El laicismo cobra fuerza en España. El número de fieles que acuden a misa, el de matrimonios religiosos y el de comuniones desciende de año en año. Varias organizaciones han iniciado una cruzada para restarle poder a la Iglesia Católica y "cumplir los al pie de la letra preceptos constitucionales".

La "subvención" que recibe de la Santa Sede ha sido el primer objetivo. La batalla de los centros concertados y la asignatura de religión son el segundo frente abierto, una tercera ofensiva se ocupará de otros temas como qué valores se transmiten en los colegios y si son "cosntitucionales" los sacerdotes castrenses.

Acabar con las discriminaciones
"Hay que acabar con las discriminaciones. No es lógico que en un Estado aconfesional tengan un trato tan especial en financiación, educación, exenciones fiscales. Sobre todo porque no tienen la presencia en la sociedad, ni mucho menos, que hace 25 años cuando se firmaron los acuerdos con el Vaticano. España cada vez es más laica. No es un problema moral. La Iglesia se resiste a perder sus fuentes de financiación, el Estado y los colegios, y además su influencia en las mentes jóvenes", advierte Félix Rodriguez, secretario de la Asociación Manuel Azaña y miembro de Europa Laica.

Asignatura de religión
"No vamos a obligar a estudiar religión, pues no vamos con mentalidad inquisitorial, pero si vamos a garantizar totalmente el derecho a estudiarla", explica Alvaro Cuesta, secretario de Política Municipal y Libertades Públicas del PSOE y partidario de separar definitivamente la Iglesia del Estado en todos los ámbitos sociales.

Los valores y la Constitución
"Una democracia moderna es inseparable del pluralismo y de la neutralidad religiosa en la que consiste la laicidad", comenta Gregorio Peces Barba, uno de los padres de la Constitución. Prueba de ello, según los laicos, es la resistencia de la Conferencia Episcopal a que se implante la materia de Educación para la Ciudadania, incluida en la LOE.

"La nueva asignatura introduce la enseñanza de los valores constitucionales en el sistema educativo. Pero la Iglesia quiere ser la única que eduque en los valores", critica Victoriano Mayoral, presidente de CIVES y diputado del PSOE. Mayoral va más allá, ha comentado a elplural.com que "laicidad y aconfesional son la misma cosa", como se desprende de la jurisprudencia de varias sentencias del Tribunal Supremo. Y, si el Estado español es laico, no debe financiar a ninguna confesión.

La Iglesia debería ser una asociación más

Todavía quedan prebendas y privilegios que, según las organizaciones laicas, no deben existir en un Estado aconfesional. Hay ordenanzas castrenses e institucionales por adaptar y ceremonias de estado, como la boda católica de un heredero, que no debrían celebrarse.

Entre los "temas menores pendientes" que denubncian los grupos laicistas están la existencia de vicarios castrenses o las capillas de los hospitales. Alvaro Cuesta, secretario de Política Municipal y Libertades Públicas, ha comentado a elplural.com que todavía quedan temas menores por conquistar como cambiar como la existencia de curas castrenses o la presencia de las autoridades en las procesiones religiosas.

El catedrático de Derecho Eclesiástico, Dionisio Llamazares, también considera que "hay que desempañar la confusión entre lo religioso y lo político". Cuando esto suceda si se celebra la boda de un heredero en España, habrá dos ceremonias, la civil de Estado y la religiosa en la intimidad, explica el diputado socialista.
La Iglesia, una asociación más
Los laicos quieren que se trate a la Iglesia católica como a una asociación más, pero no el anticlericalismo. Pretenden que se tenga en cuenta para a la hora de condecer las ayudas estatales los "socios" con los que cuenta cada entidad. Si en los centros públicos se implantaran estos preceptos desaparecerían las catequesis de las escuelas y las capillas de los hospitales se transformarían en lugares ecuménicos para todos los cultos, por poner dos ejemplos.
"Pero, al margen de los derechos fundamentales, todavía nos queda por conquistar la opinión pública, de forma que nadie tenga tentaciones de salir a la calle porque se legisla en contra de la moral. La Iglesia tiene derecho a opinar, pero no a deslegitimar. Esto es algo sobre lo que se ha manifestado ya el Tribunal Constitucional", critica Llamazares.

Estatuto de laicidad
Las asociaciones defensoras de la igualdad confesional han elaborado un Estatuto de Laicidad, en el que se bendicen las iniciativas legislativas del Gobierno en temas de divorcio, la regulación de la convivencia entre parejas homosexuales, la igualdad de hombres y mujeres en la escuela, y también se contempla la total "laicidad de las administraciones públicas y de los servicios públicos".
Pensamiento compartido
La portavoz socialista Carmen Hermosín se mostró ayer comprensiva con la moción de IU, pero también sostuvo que no era el momento de introducir elementos para acercarse a «una aconfesionalidad real del Estado» hasta que no se empiece a negociar un nuevo acuerdo económico para el bienio 2007-2008. Razones similares han defendido otros diputados consultados por elplural.com. Los sectores progresistas de la Iglesia también apuestan por el laicismo, quieren independencia.
La Confederación Española de Asociaciones de Padres de Alumnos, el Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza (STES) y el Sindicato de Estudiantes también abogan por la separación definitiva de la Iglesia y el Estado. Hacen suyas las palabras de Victor Hugo: "quieren enclaustrar el laicismo en el dogma".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...