Los laicos denuncian la “mucha retórica” y poca acción del PSOE

La asociación Europa Laica critica la postura “tibia” sobre laicidad adoptada por el PSOE tras su 37 Congreso. La organización arremete contra la “moderación”, “prudencia” y “mesura” con que el partido pretende enfrentarse al tema, una postura que permite “seguir manteniendo unos disparatados Acuerdos con la Santa Sede” y “una vergonzante y decimonónica financiación de la iglesia católica”.

Los laicos instan al Ejecutivo a reformar la legislación en lo relativo a muerte digna, aborto y libertad religiosa.
Es que, tras el citado Congreso, acabó aprobándose un texto edulcorado que rechaza revisar los acuerdos entre Iglesia y Estado. La enmienda final tampoco contempla eliminar los funerales católicos, petición reivindicada por los laicos en reiteradas ocasiones. Y si bien los socialistas enviaron una advertencia al clero -“la Iglesia católica debe ser consciente de que el inciso final del art. 16.3 de la Constitución Española no otorga prevalencia de derechos y no es razón para privilegios”- su planteamiento no acaba de convencer ni a unos ni a otros. http://www.elplural.com/politica/detail.php?id=22811


Mayoría parlamentaria
Los laicos consideran insuficiente el acuerdo, y lamentan lo que consideran uniformidad de criterios entre el PP y el PSOE, al tiempo que denuncian los privilegios del clero y la marginación de otras creencias. “Estamos ante una mayoría parlamentaria que mantendrá las cuestiones de relieve en eta materia, como hasta hoy. ¡Que esté tranquila la Conferencia Episcopal! y que se mantengan a la expectativa otras confesiones y grupos religiosos existentes en España, ya que la anunciada reforma de la Ley de Libertad religiosa de 1980, puede otorgarles algunos privilegios, en detrimento de los derechos cívicos atribuibles al conjunto de la ciudadanía.”


Discriminación de otras creencias
“Para esta Ley, los ciudadanos y ciudadanas no adscritos a grupos religiosos, siguen siendo considerados como personas con ausencia de convicciones y moral. Nos referimos a los millones de agnósticos, ateos, indiferentes, deístas, creyentes al margen de los dogmas de las iglesias “oficiales”, que en el actual estado español son, sin duda, una gran mayoría. Hecho que es descabellado y que vulnera derechos fundamentales de la persona”, acusa la asociación.

Situación anacrónica
Acto seguido, se critican los acuerdos “disparatados” con la Santa Sede, al tiempo que se califica de “vergonzante y decimonónica” la finaciación de la iglesia católica. Los laicos también hacen una referencia a la financiación de medios de comunicación episcopales “que atentan contra princpios democráticos”. No menos duros se muestran con la presencia de la religión en el ámbito escolar y con la financiación de centros católicos, “en detrimento de plazas públicas”.

Apuesta por las reformas
Asimismo, los de Europa Laica dejan ver su indignación por la presencia de símbolos religiosos en la vida pública y porque se considere funcionarios a algunos miembros del clero, como los capellanes. La fundación insta a modificar la Ley, aunque no parecen muy positivos con la postura del Gobierno. “Tendremos que esperar para ver qué se legisla en la cuestión de los símbolos religiosos en actos y espacios públicos (si es que se hace); a un “prudente” retoque de la actual ley de Libertad Religiosa de 1980, ley actual, alejada de la Constitución y de la Declaración Universal de los Derechos Humanos; también tendremos que seguir, muy de cerca, ciertas reformas anunciadas relacionadas con derechos cívicos de las mujeres, con la salud y con la muerte digna… Mucha retórica y… vuelta a empezar



No a los privilegios del catolicismo
Finalmente, los laicos invitan a la lucha por los derechos y libertades fundamentales. “Pertenecemos a una comunidad que ya no es mayoritariamente católica, en donde ninguna religión ha de tener carácter estatal (según la Constitución) y con una amplia mayoría ciudadana que exige condiciones sociales y jurídicas en defensa de la libertad de pensamiento y de conciencia, que no existan privilegios sociales y políticos para grupos religiosos, sólo el respeto bajo las pautas de un estado de derecho. En suma que se abandonen los vicios políticos del nacionalcatolicismo . Está claro que la política profesional en el Estado español y la sociedad caminan por sendas muy diferentes: ¡Nos esperan unos años apasionantes!”, concluye la organización.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...