Los jóvenes agnósticos y ateos superan a los creyentes por primera vez en Navarra

La Fundación Bartolomé de Carranza ha tenido que introducir cambios en el examen que realizan cada cinco años a los jóvenes navarros. En 1998 debió alargar la edad de la juventud, que en los primeros estudios se consideraba hasta los 24 años y que ya está en los 29. También en 1998 introdujo por primera vez preguntas sobre los valores que mueven a este colectivo, ante la creciente pérdida de los valores religiosos.

El asunto no es ya el ir o no a misa, algo que ni los jóvenes que afirman ser creyentes hacen con regularidad (sólo el 14,6% de ellos acude semanalmente). En los resultados de la encuesta de 2003, los que se declaran indiferentes o agnósticos (31,4%) y ateos (21,6%) superan por primera vez a los que se confiesan creyentes (44,7%). Para la mayor parte de las personas encuestadas, el hecho religioso carece de interés (61,3%). La puntuación que los jóvenes le conceden, en una escala de 0 a 10, es de 3,6. De estas cifras sólo se desligan las mujeres, entre las que todavía son más las que creen en los valores religiosos (50,6%).

El presidente de la Fundación Bartolomé de Carranza, el psiquiatra Vicente Madoz, reflexionó ayer durante la presentación de este informe que los jóvenes «han cambiado bastante en todos los aspectos, sobre todo en su relación con la religión, la política, el sexo… En 1980 las relaciones prematrimoniales eran casi impensables, hoy el 88% de los jóvenes las tiene. Han caído los valores tradicionales y emergen otros nuevos y globales», apuntó Madoz. «Es la juventud más preparada, la más pacífica y también la más compleja», valoró Contxita Corera, adjunta al rector de la UPNA para relaciones sociales y de la comunidad.

A continuación se trazan los principales puntos del análisis de la juventud navarra, realizada en 2003 con 1.606 encuestas.

Son menos. El número de jóvenes de entre 15 y 29 años ha decrecido en los últimos 5 años y también su peso en el conjunto de Navarra. Son 116.682, el 21% de la población. En 1998 sumaban 121.058 y suponían el 23,3%.

Solteros y en casa. Tres de cada cuatro jóvenes viven con sus padres, aunque cada vez son más los que quieren emanciparse (el 28,1%). También ha crecido el porcentaje de solteros (el 89,3%). Entre los que viven con sus padres, la Fundación destaca un dato: en 5 años se ha doblado el porcentaje de jóvenes cuyos padres están separados y divorciados, el 6,5%. El 8% tiene una familia reconstituida, con otros padres y otros hermanos.

Sin casarse. Los jóvenes se casan menos y se juntan más. El porcentaje de matrimonios ha pasado del 9,2% en 1998 al 6,5% en 2003, y las parejas de hecho se han duplicado: del 1,7% al 3,8%.

Trabajan aunque estudian. La mayor parte de los jóvenes se dividen entre los que trabajan aunque estudian o los que estudian pero además trabajan. Sólo un 8,8% de jóvenes no se encuentra en este binomio, bien porque está buscando empleo o está en el paro (5%). Esta cifra tan baja de paro y tan alta de ocupación (el 61,3% realiza algún trabajo) no es tan idílica como aparenta. La mayoría (75%) tienen contratos temporales, que no se corresponden con su formación (31%) y cobran 790 euros de media.

Fuman menos. El informe detecta un claro descenso de los jóvenes que fuman diariamente: en 1998 eran el 40,8% y hoy son el 33,8%. Se mantiene, con todo, la edad del primer pitillo: 15 años.

Toman alcohol con drogas. Los jóvenes siguen bebiendo mucho alcohol los fines de semana para divertirse con los amigos, las estadísticas no cambian. Aunque hay variaciones: baja el consumo de cerveza y sube el de cubatas y licores fuertes. Uno de cada cinco jóvenes dice «beber al límite» el fin de semana. Y cada vez son más los que mezclan en la coctelera del sábado alcohol y drogas: uno de cada tres combina el alcohol con cannabis y uno de cada diez, con anfetaminas o cocaína. El informe observa un aumento de los jóvenes que han probado drogas (55,8%) y de los que las consumen de forma habitual (26,6%). Toman, sobre todo, cannabis, speed, cocaína, éxtasis y setas alucinógenas.

Están motorizados. Seis de cada diez jóvenes conducen el coche y o la moto. El 41% de ellos confiesa haber cometido alguna infracción de tráfico (exceso de velocidad, maniobras prohibidas…). El 30% ha tenido algún accidente de tráfico y cuando se produjo, el 10% conducía bajo el efecto de alcohol o drogas.

Sexo a los 18. El 27,8% de los jóvenes de hasta 19 años ha tenido experiencias sexuales; para los 25 años la cifra asciende al 67,5%; y cumplidos los 29, el 88%. La edad media de inicio es de 18 años y ven cada vez más el sexo, sobre todo ellos, como fuente de placer y diversión.

Culto al cuerpo. El porcentaje de jóvenes que practica deporte ha crecido en 5 años del 47% al 58%, sobre todo debido al inicio de actividades aeróbicas, gimnasia, musculación y otras relacionadas con el culto al cuerpo.

Desencanto político. El 75% de los jóvenes se manifiesta poco preocupado por la política, aunque el interés ha crecido ligeramente en los últimos 5 años. No obstante, también ha aumentado el desencanto con los cauces de participación social y de crítica política que hay en Navarra.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...