Los jesuitas pagarán 118 millones a víctimas de abusos en EEUU

La orden resarcirá a 500 personas vejadas en colegios suyos en el noroeste del país. La mayoría de los indemnizados por las agresiones pederastas son indios

«Todos los días, un día tras otro, una pesadilla». Estas fueron las palabras que Katherine Méndez eligió para relatar el infierno de abusos sexuales que le tocó vivir siendo una niña mientras estudiaba en un colegio de curas jesuitas en Omak, una pequeña localidad del estado de Washington. Ya no sabe si por vergüenza o por miedo, durante décadas guardó silencio. Hasta que hace tres años, harta de mirar por encima del hombro para asegurarse de que su agresor no volvía, llevó a los tribunales al padre John Morse.
 Después de tres años litigando, la Compañía de Jesús en la provincia de Oregón, que abarca cinco estados del noroeste del país (Oregón, Washington, Idaho, Montana y Alaska), cerró el viernes un acuerdo extrajudicial, el más alto pactado por una orden religiosa en EEUU, para pagar 118 millones de euros a más de 500 personas que sufrieron abusos sexuales en colegios de la orden cuando eran niños, en su mayoría indígenas nativos de zonas remotas de Alaska y de reservas indias. Allí mandaba la congregación a los sacerdotes que consideraban problemáticos.
 «No hay dinero en el mundo que pueda recuperar la niñez perdida, una cultura destrozada o la fe hecha pedazos», aseguró Blaine Tarnaki, el abogado que representa a la mayoría de las víctimas tras dar a conocer el contenido del acuerdo. «Este pacto reconoce que los jesuitas traicionaron la confianza de cientos de niños que se suponía que estaban a su cargo. Su deber era protegerles, pero en cambio los violaron y abusaron de ellos», denunció el letrado.
 El acuerdo, negociado durante meses, obliga a la orden, en bancarrota en la demarcación de Oregón tras cerrar hace tres años otro pacto extrajudicial con un centenar de víctimas, a pedir disculpas públicamente

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...