Los islamistas instan al cristianismo a no herir su sensibilidad y el arzobispo manifiesta su «comunión» con el Papa

Francisco Javier Martínez critica que se utilicen las palabras de Benedicto XVI para «justificar nuevas explosiones de violencia» El presidente de la comunidad islámica en España pide que se «tome nota»

El presidente de la comunidad islámica en España, Malik Ruiz, rechazó cualquier manifestación de tipo violento en reacción a las declaraciones del Papa Benedicto XVI sobre el Islam, pero emplazó a la comunidad cristiana a «tomar nota» de lo sucedido para «no herir más» la sensibilidad de los islamistas, informó Efe.

Ruiz aseguró que las declaraciones de Benedicto XVI fueron «una provocación premeditada» que equiparó a las caricaturas de Mahoma publicadas por un periódico danés en septiembre del año pasado, y en este sentido afirmó que «el Papa es una persona muy culta, conocedora de la historia y está muy bien asesorado para saber lo que dice y las repercusiones que sus declaraciones tienen».

Opinó que «no hay necesidad alguna de tocar determinados temas que pueden herir muchas sensibilidades», a pesar de lo cual lamentó que estas declaraciones estén sirviendo de «excusa» a un determinado sector extremista, con el que aseguró que la gran mayoría de la comunidad islámica no se identifica, para provocar reacciones «desproporcionadas» contra el Cristianismo.

Cristianismo violento

Según Ruiz, «todos los movimientos religiosos han estado vinculados, en algún momento de la historia, a la violencia» y a este respecto afirmó que «los cristianos no son precisamente los más indicados para hablar de este tema, cuando en la historia hay ejemplos tremendamente claros de un Cristianismo muy violento».

Sobre las excusas expresadas por el Papa, opinó que de éstas «no se desprende un perdón claro», a pesar de lo cual abogó por «mirar hacia adelante» y emplazó a la Comunidad Cristiana a «tomar nota de las reacciones que produce el tocar ciertos valores que no deben tocarse».

Por su parte, el arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, expresó ayer su «plena comunión» con las palabras manifestadas por el Papa en Ratisbona y denunció la «instrumentalización» que se hace de ellas para «justificar nuevas e inicuas explosiones de violencia».

En un comunicado, el arzobispo lamenta que con esa «instrumentalización» se pretenda también «dar la impresión, absolutamente falsa, de que la Iglesia Católica o el Santo Padre fomentan la violencia».

En su opinión, la polémica desatada, «su tono y su hipocresía», son una confirmación de la «oportunidad de la reflexión del Santo Padre» y de la necesidad de un debate «intelectualmente riguroso» sobre la relación entre razón, religión y violencia.

Para el prelado, el sentido de las palabras del Papa, «evidente para cualquier persona que las lea sin prejuicio», es criticar la manipulación y «el uso del nombre de Dios para justificar la violencia». Para el arzobispo, el Papa dio un «criterio esencial para distinguir lo que es religión de lo que es un uso de la religión para otros fines».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...