Los islamistas de Marruecos quieren que se vete la adopción a extranjeros

Más de 60 familias españolas esperan que les den los niños que les asignaron

“Para un bebé, los tiempos son muy distintos de los que requieren las negociaciones entre dos gobiernos. Una vez más les pedimos que decidan algo pronto. Háganlo por ellos que fueron abandonados al poco de nacer. Para que no sufran un segundo abandono”. Más de 60 familias españolas, la mayoría catalanas, han enviado una carta dramática a los ministros de Justicia español y marroquí, Alberto Ruiz-Gallardón y Mustafa Ramid, que se reúnen hoy, rogándoles que alcancen un acuerdo que desbloquee las adopciones que iniciaron, a veces hace más de un año, cuando les asignaron legalmente un bebé abandonado en Marruecos.

Ramid, ministro y dirigente de la formación islamista moderada Partido de la Justicia y Desarrollo (PJD), inicia hoy su primera visita oficial a España que las autoridades españolas han convertido en clandestina. “La sensibilidad del tema a tratar incita a Gallardón a querer alejarse de los focos”, explica un diplomático. El sufrimiento de los padres queda reflejado en su misiva que se añade a otras remitidas a los reyes de España y Marruecos. Cuentan en ella que, “cada día que pasa, los pequeños muestran más síntomas de institucionalización: altos niveles de ansiedad, retraso generalizado en el desarrollo, dificultades en el aprendizaje, irritabilidad, llantos incontrolados cada vez que nos separamos de ellos, depresión…”.

Con todos estos bebés estas familias españolas, a las que se añaden cerca de 40 europeas y de EE UU, han establecido desde hace más de un año fuertes vínculos afectivos. “Les queremos, vivimos para ellos, pero ya no estamos seguros de que podremos criarles”, relataba hace meses en Rabat la barcelonesa Mar.

Poco después de la llegada, en enero, del PJD al Gobierno de Rabat, las kafalas —modalidad de adopción marroquí equiparable a una tutela dativa— se interrumpieron y, en septiembre, Ramid envió una circular a los fiscales instándoles a oponerse a que se entregaran niños a extranjeros y marroquíes si no residían en Marruecos. El ministro alegaba que no se podía controlar que los tutores respetasen, una vez fuera del país, los términos de la kafala que les obliga a preservar la identidad del niño, es decir, su religión islámica, su nacionalidad y su filiación pese a que el nombre y apellidos del crío abandonado los elige un funcionario del registro civil.

Gallardón hizo, en febrero, un gesto para resolver el problema proponiendo por carta a Ramid modificar la ley internacional de adopción, de 2007, para reconocer en ella esta figura islámica y constreñir a los españoles que tutelen a niños marroquíes a respetarla. En la práctica no podrían solicitar ante la justicia la adopción plena de los niños tutelados.

Ese mismo febrero, el PJD concluyó la elaboración de una nueva ley sobre la kafala que ha introducido en junio en el Parlamento. Endurece aún más los requisitos. Estipula que uno de los dos adoptantes debe ser marroquí y residir al menos cinco años en el país antes de ir al extranjero con el niño. Descarta así también a los inmigrantes marroquíes.

niños marroquíes

Archivos de imagen relacionados

  • niños marroquíes
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...