Los «indignados» con el Papa cargan contra el «derroche» del viaje a Madrid

Los organizadores de la visita aseguran que jóvenes voluntarios y donantes cubrirán todos los gastos.Laicos, ateos y cristianos de base buscan el apoyo del movimiento 15-M para convocar acciones de protesta.

La Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que en agosto traerá a Benedicto XVI por cuarta vez a España congregará a más de un millón de jóvenes, pero también ha causado la reacción de 57 entidades y organizaciones de laicos, librepensadores, homosexuales y cristianos de base que se oponen a que se destinen a la visita unos recursos públicos que cifran en más de 80 millones de euros.

Como recibimiento preparan una manifestación en el centro de Madrid para el 17 de agosto, un día antes de la llegada del Papa, que culminará en la Puerta del Sol. Mientras, los organizadores de la jornada sostienen que no solo no tendrá coste alguno para el contribuyente, sino que inyectará 100 millones de euros en la economía española.

Los impulsores de la protesta han contactado con el movimiento 15-M y confían en su apoyo, así como en que la Delegación del Gobierno autorice al menos uno de los tres itinerarios solicitados. También perfilan un baile de disfraces laico y otras actividades “intelectuales, lúdicas y de reivindicación”, que se celebrarán posiblemente en Rivas-Vaciamadrid, y animan a disfrazarse de “ogros, elfos y obispos”, según Luis Vega, presidente de la Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores (AMAL). Junto a estos actos, los contrarios a la visita promueven la campaña De mis impuestos, al Papa cero, en la que denuncian la “desviación de recursos públicos para fines privados” que supondrán la seguridad, la sanidad, el transporte y la limpieza de la ciudad en los cuatro días de agosto en los que se celebrará la JMJ.

“ESCANDALOSO” // A la iniciativa se han unido grupos católicos como Cristianos por el Socialismo y Redes Cristianas, que critican el gran desembolso en tiempos de crisis. Un total de 120 sacerdotes agrupados en el Foro de Curas de Madrid han mostrado su rechazo a lo que consideran “un escándalo social” y un “coste escandaloso” para una visita pastoral.

Según Francisco Delgado, presidente de Europa Laica, otra de las organizaciones convocantes, la visita de Bendicto XVI y la JMJ costarán al Gobierno 25 millones de euros, otros 30 millones al Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, y 25 millones más serán aportados por las grandes empresas españolas, que gozarán por ello de exenciones fiscales. “Para más inri, el Papa vendrá a abroncar al Gobierno y a cargar contra leyes democráticas como las del divorcio, el aborto, el matrimonio homosexual y la próxima de muerte digna”, advirtió.

CRISIS // “Nos parece una aberración que en un momento de crisis en que todo el mundo se está apretando el cinturón se haga ese dispendio de gasto público”, denunció el presidente de Redes Cristianas, Evaristo Villar.

Luis Vega, que encabezó el intento de manifestación atea en el centro de Madrid de la pasada Semana Santa, afirmó que su organización no está en contra de ninguna creencia y respeta el derecho del Papa a visitar España. “Lo que reprobamos –dice– es que esa visita, que debería ser estrictamente confesional y por tanto una cuestión privada de la Iglesia católica, acabe teniendo consideración de viaje de Estado”.

AUSTERIDAD // Los organizadores de la jornada, en cambio, rechazan que esta cesión suponga gasto alguno para las arcas públicas. La jornada tendrá “coste cero para el contribuyente” y supondrá «una inyección de más de 100 millones de euros para la economía española”, según Fernando Giménez Barriocanal, director financiero de la JMJ y de la Conferencia Episcopal Española.

Barriocanal, catedrático de Economía Aplicada, defiende que todo se ha hecho con “austeridad y transparencia”, con un presupuesto flexible, de unos 55 millones, sufragados por los propios jóvenes (70%) y por las empresas y donaciones (30%), y que las aportaciones no dinerarias provienen del trabajo de voluntarios.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...