Los grupos terroristas extranjeros en Siria están en guerra entre sí

La semana pasada los grupos islámicos terroristas mataron a cincuenta combatientes del otro grupo terrorista, el prooccidental.

Efraín Chury Iribarne: El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, acaba de finalizar su enésima visita a la zona, visitando el domingo Jordania y Arabia Saudita para informarles –según dijo- de los ‘avances de los procesos de paz’.

JP: Bueno, Jordania no es muy importante porque el rey de Jordania desde hace 50 años ha recibido salario de la CIA, por lo que Estados Unidos no tiene que dar ninguna explicación ni esclarecer nada. Pero en el caso de Arabia Saudita, hay algunas diferencias entre Estados Unidos y el rey despótico saudí. Últimamente, está el tema Siria, donde Estados Unidos apoya a un grupo de invasores supuestamente más prooccidental y Arabia Saudita está apoyando a Al Qaeda y a los grupos más fundamentalistas, incluso en las últimas dos semanas se viene dando una guerra civil entre el sector que apoya Estados Unidos y los grupos que apoya Arabia Saudita. Otro problema es que Arabia Saudita se opone a cualquier negociación con Irán, mientras que Estados Unidos está iniciando negociaciones para alcanzar un acuerdo.

Entonces, el problema con Arabia Saudita es muy grave, porque el nuevo Director de Espionaje, el príncipe Bandar bin Sultan, ha tomado el control de la política exterior y ha construido una red de fundamentalistas y terroristas para operar independientemente de Estados Unidos en muchos casos como Irak, donde Arabia Saudita apoya al grupo fundamentalista que está en guerra con el gobierno, mientras Estados Unidos está apoyando al gobierno de Maliki.

Por tanto, en Siria, Irán, Irak, hay importantes diferencias entre Estados Unidos y Arabia Saudita. Igualmente Arabia Saudita se está acercando a Israel buscando influir al Congreso norteamericano para frustrar al presidente Obama en su acercamiento con el presidente iraní; una alianza entre los extremistas sionistas y los extremistas islámicos. En este caso entre Netanyahu y Bandar. Y debemos considerar esto como un nuevo episodio en las complicaciones de las alianzas y conflictos en el Medio Oriente.

EChI: ¿Qué pasa en Irak? ¿Cuál es el centro del conflicto?

JP: Bueno el tema es complicado, empieza cuando el régimen de Sadam Hussein reprimía a los chiítas y en la invasión norteamericana un sector de los chiítas apoyó a los invasores, mientras que la resistencia desde un primer momento vino principalmente de los sunníes. Pero la mayoría del país son chiítas, que de una forma u otra ganaron las elecciones y como consecuencia marginaron a los sunníes. Pero a su vez, los sunníes están bien financiados por Arabia Saudita, reciben entrenamiento de ex militares de Sadam Hussein y han montado una campaña tanto en Irak como en Siria contra los gobernantes.

En este caso curiosamente Irán y Estados Unidos apoyan al gobierno actual en Irak, contra la oposición de Al Qaeda y Arabia Saudita que están con los sunníes. En esta situación, Estados Unidos no quiere otro conflicto, por esa razón está prestando apoyo al gobierno actual en Irak, que también recibe apoyo militar de Irán. Debemos decir entonces que en ningún lado hay progresistas, pero de un lado está Arabia Saudita, minoritario; contra un gobierno mayoritario pero con pocos tintes progresistas.

EChI: ¿De dónde sale el poder económico, la infraestructura, de Al Qaeda?

JP: Bueno, es como recién mencionaba y es uno de los temas que estoy tratando. Hay un gran cambio en la política de Arabia Saudita, que en el pasado a los reyes, sultanes, príncipes, simplemente les interesaba cobrar miles de millones a partir de la venta de petróleo y depender de las fuerzas armadas norteamericanas para protegerlos. Pero ahora con el príncipe Bandar bin Sultan como Director de Espionaje, ha extendido su influencia buscando crear su propia hegemonía en la región, empezando por la represión de la oposición en Bahrein y extendiendo una red de terroristas financiados con millones de dólares en todo el mundo musulmán.

Desde Marruecos a Egipto, el gobierno saudí está financiando la dictadura militar egipcia; es la principal fuente de financiación para los extremistas en Siria; está financiando la subversión en Irak; está financiando a los talibanes contra Estados Unidos en Afganistán; aplican un doble jueguen Pakistán, donde apoyan a grupos terroristas y también al gobierno. O sea, están en posición de gastar enormes sumas de dinero para apoyar esta enorme red terrorista internacional. E incluso, han tomado una política curiosa: para evitar incidentes terroristas en Arabia Saudita donde existen grupos de Al Qaeda opuestos al gobierno, le ofrecen financiamiento a los terroristas sauditas que vayan al exterior, ir a Siria a pelear contra el gobierno de Bashar Al Assad, a Irak, a integrar grupos opositores en Irán; etc. Entonces, para evitar problemas de violencia interna, financian a los violentos para que vayan afuera, incluso a Chechenia, a Rusia, a China, donde los grupos terroristas musulmanes reciben financiamiento de Arabia Saudita.

Cuando Bandar bin Sultan fue a hablar con Vladimir Putin, le ofreció contratos militares multimillonarios si Rusia dejaba de apoyar a Siria, y Putin con muchos principios rechazó categóricamente esta coima y afirmó que Rusia continuará apoyando a Siria. Bandar le dijo a Putin textualmente que “nosotros podríamos influir en los grupos chechenos y otros grupos violentos en Rusia”, indicando que ellos pueden abrir o cerrar las tendencias terroristas en Rusia. Lo mismo en China, los separatistas uigures están recibiendo apoyo externo no sólo de Arabia Saudita, sino de países occidentales también. Esto me parece que hay que tomarlo en cuenta, porque ahora Arabia Saudita es un importante actor en el mundo del terrorismo.

EChI: ¿Pende aún la posibilidad de un ataque contra Siria?

JP: En este momento es muy dudoso. Francia mantiene su postura de un ataque aéreo, incluso (el presidente francés Hollande fue a Arabia Saudita a firmar un acuerdo para la venta de armas y apoyar la posición de Arabia Saudita de agredir a Siria, pero sin dar indicaciones de que Francia está dispuesto a lanzar el ataque aéreo sola, lo haría en combinación con la OTAN y ahí si Hollande está dispuesto a acatar órdenes de Arabia Saudita.

En el caso de los grupos terroristas funcionando ahora en Siria, repito, hay una guerra, la semana pasada los grupos islámicos terroristas mataron a cincuenta combatientes del otro grupo terrorista, el prooccidental. Entonces Francia y Estados Unidos que apoyan al grupo prooccidental no saben qué hacer, porque condenar a Arabia Saudita es condenar su principal fuente de petróleo y por otro lado Arabia Saudita está debilitando sus propios clientes guerreristas en Siria. El conflicto entre los bandos es muy profundo y eso ha ayudado mucho al gobierno sirio a ganar terreno, ayer por ejemplo (por el domingo 5 de enero), doscientos opositores armados se entregaron al gobierno, la mayoría son extranjeros e incluso, muchos son saudíes.

EChI: Nos venimos a la región. El Canal de Panamá está en obras de ampliación y la empresa española que realiza las obras amenaza con parar el 20 de enero si el gobierno panameño no le paga 1.600 millones de dólares por sobrecostes. ¿Esto ha tenido relevancia por allí?

JP: No mucho, no hemos recibido mucha información, primero porque la empresa involucrada es española y en segundo lugar porque el gobierno panameño aparentemente no ha insistido en pedir apoyo de OEA. En todo caso, la opinión aquí en los círculos de negocios, es que a la empresa española, por incompetencia e ineficiencia, no le ha sido fácil resolver algunos problemas técnicos y el sobrecargo que reclama no es legal pues el contrato está escrito y los españoles ganaron el contrato porque eran la oferta más baja en la construcción, pero ahora quieren imponer un enorme sobrecosto. Eso es una violación a un contrato legal, pro lo que en cualquier juicio los españoles van a perder.

Creo que el problema de fondo es que la empresa española está sufriendo la gran crisis de España, la empresa constructora perdió mucho dinero en España en los últimos tiempos como consecuencia de la crisis económica, y ahora quieren recuperar algo de esas pérdidas con eso de los sobrecargos en Panamá. Pero no creo que Panamá esté en condiciones ni en disposición de aceptar esa situación, por tanto o la empresa española debe cumplir el trabajo o tal vez serán reemplazados por otra empresa.

EChI: Muy bien, en los minutos finales escuchamos los temas que quieras abordar.

JP: Como comenté antes, estoy trabajando sobre Arabia Saudita porque están involucrados en esa enorme red de terroristas en el mundo. En ese marco, un problema que tiene el nuevo jefe de Inteligencia, Bandar bin Sultan, es que él no tiene su base interna, él depende de la monarquía. La monarquía está vinculada con Estados Unidos, por lo que es posible que Bandar sobreestime su poder al manejar la política externa. Pero en todo caso, está creando muchas contradicciones en la política imperialista en Medio Oriente.

De una forma insólita hasta ahora el régimen saudí era muy introspectivo, sólo quería proteger su fortuna, sus inversiones y su familia extendida, pero la familia extendida está llena de rivalidades, conflictos y celos. Y Bandar bin Sultan depende del monarca y en cualquier momento puede debilitarse y ser expulsado, pero mientras tanto trabaja con occidente, vende a Rusia y China el petróleo, y por otro lado, hace el doble juego con los terroristas islámicos en el mundo. Creo que hay que mantenerse alerta sobre la situación en Arabia Saudita porque ellos están atrás de muchos de los conflictos más extremistas y más violentos, incluso en Egipto extendieron quince mil millones de dólares de ayuda para salvar la dictadura represiva que gobierna allí ahora.

El otro tema que quiero tocar es Argentina, donde Itzhak Aviran, ex embajador israelí en Argentina, declaró que Israel asesinó a los sospechosos del atentado contra la asociación judía AMIA, en Buenos Aires en los años ’90. El gobierno israelí lo niega, dice que Aviran habla fantasías. Pero no es el primer embajador israelí que lo dice, el anterior había dicho algo similar al hablar del terrorismo israelí decidiendo quién es responsable por la política interna en Argentina y no prestando ningún apoyo.

Ahora, lo importante no es que Argentina está protestando por la intromisión israelí y el uso del terrorismo; lo fundamental es el hecho de que los principales grupos sionistas de la AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina) y la DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentina) han tomado posición favorable a Israel contra el gobierno argentino, imitando lo que hacen los sionistas en Estados Unidos, actuando como quinta columna del Estado de Israel contra su propio gobierno. La pregunta es si estas organizaciones son integradas por ciudadanos argentinos o si son simplemente un brazo externo del estado de Israel. Esta es una pregunta fundamental, me parece, para toda la política externa de Argentina, en este caso, en relación con el terrorismo contra ciudadanos argentinos.

Otro tema que quiero comentar, es que un semanario judío en Estados Unidos, el ‘Daily Forward’, publicó una lista de los principales dirigentes judíos de las organizaciones pro Israel. El ‘Daily Forward’ hace años se publicaba en yiddish y era más o menos socialdemócrata. Ellos indican que los principales líderes, cobran entre 855.000 y 2.000.000 de dólares por año. Es decir, es un buen negocio para los líderes sionistas. Y no son lo que representan, es difícil que sean organizaciones de caridad filantrópicas para apoyar y mejorar las condiciones sociales de los judíos pobres o con necesidades en Estados Unidos.

Muchos maestros judíos, muchos trabajadores sociales, obreros calificados, entregan dinero a estas organizaciones, pero ahora están muy desengañados, porque el dinero que están dando de sus bolsillos pasa al bolsillo de esto lideres que cobran cientos de miles de dólares por realizar actividades puramente a favor de Israel y no tratan los problemas de desocupación de los profesionales judíos, los empleados públicos que han perdido su trabajo. Y eso ha creado una división importante en la base social de los grupos sionistas que ahora, frente a la publicación, afirman que dejarán de dar dinero a estos señores que han creado una industria a favor de Israel y contra las bases sociales judías.

Archivos de imagen relacionados

  • islamistas siria 2014
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...