Los escándalos del Vaticano

Desde hace varios días son incesantes las noticias que llegan del Vaticano sobre filtraciones de documentos supersecretos. Han detenido al mayordomo de Benedicto XVI como principal sospechoso. Ha habido significativas destituciones de altos cargos cardenalicios.

Pero todo el mundo sabe que lo que allí está pasando es la guerra cainita entre cardenales que, dado el estado de salud delicado del papa que ya cumplió los 85 años, se van situando en línea de salida para estar bien colocados de cara al próximo cónclave donde se debe elegir al nuevo papa.

Recientemente José Mª Castillo ha escrito un artículo muy lúcido titulado “El Vaticano en crisis” en el que apunta a las dificultades de saber qué está pasando realmente, ya que el Vaticano es una institución no democrática, sin mecanismos para que los católicos puedan saber lo que pasa. Pero es evidente que la culpa no la tiene el mayordomo, sino los cardenales que luchan por el poder.

Ante esta situación José Mª Castillo apunta una propuesta que, aunque muy osada para las altas esferas vaticanas, merece ser apoyada: la supresión del colegio cardenalicio y en su lugar, una reunión de las conferencias episcopales para buscar una solución a los gravísimos problemas de la institución, al margen de los cardenales.

Esta propuesta seguro que nos llega a los altos jerarcas eclesiásticos y si la conocieran, posiblemente se reirían de ella. Pero no es para reírse, sino para que se  tomara muy en serio.

Todo el mundo sabe cuántas tramas e intrigas se cuecen entre los entresijos de los dicasterios romanos, cuánta lucha por el poder- tan opuesto al mensaje de Jesús en el Evangelio- cuánta corrupción, cuántas inmoralidades.

Es hora de ir buscando soluciones que eviten el gravísimo desprestigio en que hoy se ve sumida la institución eclesiástica.

Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...